La tierra sin mal

Jesús Sánchez Adalid

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones B. Barcelona (2003). 559 págs. 21 €.

Cuarto libro de Sánchez Adalid (Badajoz, 1962), fiel de nuevo a su proyecto de ganar tanto al lector de entretenimiento como al que busca alguna utilidad en la lectura. Al primero le da aventuras y al segundo historia. Sánchez Adalid tiene formación jurídica, teológica y filosófica y un encomiable afán divulgador. Y elige asuntos interesantes en sí mismos (la Sevilla del XVII: Martínez Montañés, el Hospital de la Caridad; el Consejo de Indias, los autos sacramentales; Salamanca y la teología…).

Sánchez Adalid había paseado hasta ahora su curiosidad por la Roma del siglo tercero y por el califato cordobés del siglo X. En esta ocasión sitúa su historia en el Paraguay recién colonizado, donde aparecen el hijo de un hidalgo extremeño y un joven jesuita lleno de ardor. Las reducciones de indígenas se presentan como una encarnación de la Utopía moriana, una versión terrena de la Ciudad de Dios. Los religiosos se oponen a los traficantes de esclavos y los dos protagonistas verán enfrentados sus destinos. Después de trescientas páginas de alternancia de capítulos que describen ambas trayectorias, se encuentran por fin en el barco que parte a Paraguay. El autor acierta en la recreación de ambientes, pero la novela debería tener un mayor dinamismo narrativo, la historia es en ocasiones un tanto simplista y los personajes no terminan de cuajar.

Javier Cercas Rueda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares