La sombra de Poe

TÍTULO ORIGINALThe Poe Shadow

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (2006). 456 págs. 21,50 €. Traducción: Vicente Villacampa.

“El Club Dante”, la primera novela del norteamericano Mathhew Pearl (Nueva Yok, 1975) cosechó éxito internacional. Pearl daba forma a una entretenida novela de intriga ambientada en la ciudad de Boston y en la universidad de Harvard en 1865 (ver Aceprensa 83/04). Calificada como un “best-seller” erudito, la novela contenía más ingenio en su planteamiento que calidad literaria.

Visto el éxito, Pearl repite el mismo esquema en “La sombra de Poe”. La novela cuenta las vicisitudes que vive el abogado Quentin Clark en Baltimore para restaurar la fama y el honor de Edgar Allan Poe, muerto en extrañas circunstancias. En la mayoría de las biografías sobre Poe siempre se lamenta su patético final víctima del “delirium tremens” provocado por su alcoholismo. Nada de esto está, sin embargo, confirmado, y Pearl, apoyándose en sus investigaciones, plantea otras alternativas a su misteriosa muerte.

Quentin Clark, aficionado a la literatura de Poe y con quien mantuvo asidua correspondencia, está convencido de que alrededor de los últimos momentos de su idolatrado escritor se ha urdido una red de mentiras. Para restituir el buen nombre a Poe, decide trasladarse a París y localizar al verdadero Auguste Dupin, protagonista de varios relatos de Poe. En París encuentra no a uno sino a dos Dupin, y con los dos se traslada de nuevo a Baltimore para, como si se tratase de una competición, averiguar la verdad sobre esa trágica muerte.

Mathew Pearl parte del interés que existe en Estados Unidos por la biografía de Edgar Allan Poe. Sin embargo, en el extranjero el triste final del escritor de Baltimore no es fuente de ninguna polémica. Este planteamiento hace bastante mella en la novela, pues el acento se pone exclusivamente en la muerte de Poe, no en su vida ni en la revolución que supuso su literatura. El autor plantea otras alternativas sobre la muerte de Poe, también verosímiles y que contrarrestan la versión hasta ahora admitida. Pero… ¿tiene esto tanto interés como para sostener una novela de más de cuatrocientas páginas? Mi opinión es que no.

Como novela erudita no da la talla, pues las referencias tanto al Poe escritor como a su literatura son escasas y superficiales y se reducen a ligeras menciones para aclarar algún episodio biográfico; como novela de costumbres tampoco tiene suficiente calidad, pues la reconstrucción de la vida en Baltimore y en París en la segunda mitad del siglo XIX es bastante tópica; como novela de personajes, resulta fallida, pues Quentin Clark es un pelele en manos del narrador, lo mismo que los Dupin y el resto de personajes secundarios; como “best-seller”, carece de ritmo y tensión, ya que en ningún momento contagia el entusiasmo que el protagonista siente por Poe ni la necesidad de restaurar su fama perdida. “La sombra de Poe” es una sosa acumulación de escenas que intentan sostener una trama escuálida, con poca sustancia para atrapar el interés de aquellos lectores que quieran saber más sobre la literatura y la vida de Poe.

Adolfo Torrecilla