La realidad inventada. Análisis crítico de la novela española actual

Fernando Valls

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Crítica. Barcelona (2003). 332 págs. 18,50 €.

Fernando Valls, director de la revista literaria Quimera, es también profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona y crítico literario en diferentes medios. Es uno de los pocos críticos que unen a su formación universitaria la capacidad para la síntesis y el análisis de la actualidad.

En la primera parte del libro incluye Valls trabajos sobre aspectos generales de la literatura española contemporánea. Quizá el más representativo, y polémico, sea el primero, “La narrativa española, de ayer a hoy”, que tanta polvareda levantó en el año 2000, cuando se publicó en el catálogo de la representación española en la Feria del Libro de Guadalajara (México). El contenido y la selección de los escritores fue contestado por algunos críticos y autores. Otros artículos están dedicados al desencanto en la narrativa actual, los ecos de la guerra civil en algunos autores, la importancia del espacio urbano en la novela contemporánea y un escéptico análisis de la moda de la literatura joven que dio que hablar a partir de 1997.

La segunda parte, De los clásicos contemporáneos a los nuevos nombres, incluye comentarios sobre un buen número de autores actuales, algunos examinados a través de obras concretas. Es el caso, por ejemplo, de Francisco Umbral, de quien se analiza Mortal y rosa, y algunas obras de Javier Marías, Juan Marsé, Vázquez Montalbán, Álvaro Pombo… La tercera parte, titulada Primeras lecturas, contiene un buen número de reseñas periodísticas de obras. Destaca, por ejemplo, la reflexión que hace de los últimos libros de Javier Marías y Enrique Vila-Matas, dos autores que Valls tiene muy en cuenta.

En líneas generales, ofrece un panorama optimista. Para este libro, Valls solamente ha seleccionado los artículos o reseñas de escritores que han mantenido sus expectativas o que, a su juicio, han conseguido una obra literaria ya cuajada. El resultado final se nos antoja demasiado elogioso, pues parece como si Valls hubiese preferido publicar sólo aquellos artículos donde los que aparecen quedan bien.

En La realidad inventada son evidentes los defectos de un libro de estas características, ya que la heterogeneidad de los trabajos críticos resta unidad al conjunto. Y quizá su perfil crítico caiga en exceso en un formalismo que acentúa los aciertos técnicos. A pesar de todo, Valls atina en muchos juicios, sitúa en su sitio a un buen puñado de escritores y tiene buen ojo clínico para acertar con los autores que tienen algo que decir.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares