La palabra heredada

Impedimenta.
Madrid (2012).
192 págs.
18,40 €.
Traducción: Miguel Martínez-Lage.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 1984, con 75 años, la escritora Eudora Welty (1909-2001) impartió tres conferencias en la Universidad de Harvard que luego se reunieron en este volumen memorialístico, de gran altura literaria, donde Welty habla de su vida en Jackson (Mississippi) y de sus inicios como escritora.

La primera conferencia está dedicada especialmente a sus padres y a su mundo infantil, con personajes tan importantes para la escritora como la maestra Miss Dumling, “el alma más íntegra que yo haya conocido jamás. Se entregaba a su oficio de maestra de escuela con tanta dedicación que hacía que se negara sistemáticamente a cualquier otra forma de vida”. El relato de sus padres es cariñoso y certero, distinguiendo los rasgos de cada uno que luego ella ha comprobado que se han trasladado a su persona. El padre era una persona metódica en sus aficiones, y muy obsesionado con el futuro; su madre, que había ejercido de maestra, le transmitió su afán por la lectura.

La segunda conferencia la dedica a sus familiares, a sus abuelos y tíos y a los largos viajes en coche y tren que hacía con sus padres para visitarlos. Después de casarse, los padres de Eudora decidieron probar suerte en un sitio pequeño y alejado como Jackson. En la tercera conferencia habla de sus inicios como escritora y conecta algunos de los temas y obsesiones de sus primeros relatos con episodios que proceden directamente de su vida.

Las tres partes forman un brillante y emotivo libro de memorias que explica muy bien el mundo sureño en el que se crió la autora (“el mundo exterior constituye el ingrediente vital de mi vida interior”) y que luego supo transmitir a su literatura sin las estridencias ni exageraciones de otros autores. Welty despliega en su literatura un mundo familiar lleno de paz, sosiego y felicidad que procede de sus experiencias biográficas. Sí, hay personajes extraños y raros, pero también una persistente cotidianeidad.

Welty publicó su primer relato en 1936. En 1941 apareció el primer volumen donde recopiló sus relatos; hasta 1955 publicaría tres libros de cuentos más, todos recogidos en el volumen Cuentos completos que publicó Lumen en 2009 con motivo del primer centenario de su nacimiento. Ese mismo año se publicó en Impedimenta La hija del optimista, novela con la que obtuvo en 1973 el Premio Pulitzer. También en Impedimenta, Alfaguara, Cátedra, Anagrama y Siruela están publicadas el resto de sus novelas, como La novia del bandido (1942), la primera; Boda en el delta (1946), El corazón de los Ponder (1954) y Las batallas perdidas (1970). La palabra heredada ha sido una de las últimas traducciones de Miguel Martínez-Lage, prestigioso traductor fallecido recientemente sin que le diera tiempo a revisar su trabajo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares