cmVwb3NpdG9yaW8vbGlicm9zL3BvcnRhZGEtbGEtbWlyYWRhLWRlLWxvcy1hbmdlbGVzLmpwZw===

La mirada de los ángeles

Maeva.

Madrid (2014).

445 págs.

20 € (papel) / 9,99 € (digital).

Traducción: Carmen Montes Cano.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Camilla Läckberg (1974) es una de las mejores escritoras suecas de novela policiaca. Sus novelas, ocho en total, todas publicadas en España, tienen como escenario geográfico su ciudad natal, Fjällbacka, y su entorno, bien descrito por la autora. La “serie Fjällbacka” cuenta con dos protagonistas principales: el policía Patrik Hedström y su mujer, la inquieta escritora Erica Falck. A estos les acompañan el resto de policías habituales en la serie: Hellberg, Paula, Annika, Martin y Gösta.

Los personajes principales han ido ganando en fuerza y realismo según ha avanzado la serie. Los temas de las novelas no pueden sustraerse del ambiente opresivo que los escritores nórdicos reflejan en sus narraciones, en las que también hay un cierto rebuscamiento en los personajes y tramas, todas ellas excesivamente complejas. Läckberg, sin embargo, es quizá la más abierta y positiva de la pléyade de escritores nórdicos de novelas policiacas que han invadido la literatura española y europea en los últimos años.

Lo que se cuenta en La mirada de los ángeles tiene sus orígenes en 1908 y las consecuencias llegan hasta nuestros días. Este paseo por el tiempo permite a la autora descubrir en el momento presente las claves de lo que sucedió en el pasado. El regreso a la isla de Valö de Ebba, la única superviviente de una célebre desaparición en el internado que dirigían sus padres, desencadena todo tipo de comentarios en la isla. Ebba, con la ayuda de su marido, pretende rehabilitar la residencia donde ocurrieron los hechos. Pero todo se complica con un intento de incendio que les podía haber costado la vida. A partir de ese momento, la policía, con Hedström a la cabeza (y paralelamente Erica), se hacen cargo de la investigación de lo sucedido, que se complica más de lo previsto.

Como en otras novelas, el excesivo número de personajes hace que por momentos resulte difícil seguir la acción. Sin embargo, poco a poco los lectores superan estos obstáculos y disfrutan de la intriga, del intenso ritmo de la narración y de las ingeniosas claves para resolver el caso.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares