La Ley y la Dama

TÍTULO ORIGINALThe Law and the Lady

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rialp. Madrid (1994). 392 págs. 2.975 ptas.

A este novelista inglés, contemporáneo de Dickens, se le considera maestro del misterio y uno de los precedentes de la novela de detectives del presente siglo. En el prólogo de La dama de blanco, una de sus mejores obras, afirmaba: “Sostengo la opinión de que el primer empeño de una novela ha de ser el de narrar una historia, y nunca he creído que el novelista que cumple perfectamente con esta primera condición esté en peligro de descuidar por ello la pintura de los caracteres (…). El relato capaz de producir profunda impresión en los lectores sólo es aquel que logra interesarles haciéndoles convivir con hombres y mujeres, por la sencilla razón de que ellos son también hombres y mujeres”.

En esta novela se cumplen estas premisas de Collins. El lector se encontrará con un relato que cuesta dejar. La narradora y protagonista es una joven inglesa, huérfana, que se acaba de casar pese a la oposición de sus tíos y de su suegra. En el viaje de novios, descubre, por una serie de coincidencias, que el apellido verdadero de su marido es otro. Cuando intenta averiguar los motivos del engaño, le aconsejan que no lo haga, pero ella no cede hasta que conoce la causa del comportamiento de su esposo. El paso siguiente será demostrar la inocencia de su marido, que huye desesperado a España como voluntario en la guerra carlista, y tratar de rehacer su matrimonio.

La Ley y la Dama es algo más que una novela de intriga bien estructurada. Collins nos adentra en ambientes y personajes de la época victoriana con acierto, con amabilidad e ironía a la vez. Tampoco faltan toques de crítica, manifestados en la actitud de la protagonista al enfrentarse a ciertos convencionalismos de la época, y una defensa de valores como lealtad, audacia, veracidad, compasión, generosidad…

Una buena novela, bien traducida, que gustará a un amplio abanico de lectores.

Luis Ramoneda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares