Thackeray1

La historia de Samuel Titmarsh y el gran diamante Hoggarty

Periférica.

Cáceres (2014).

256 págs.

17,90 €.

Traducción: Ángeles de los Santos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

William Makepeace Thackeray (1811-1863), novelista inglés de mediados del siglo XIX, es famoso especialmente por sus novelas Barry Lindon y La feria de las vanidades. En su tiempo rivalizó con Charles Dickens en el reconocimiento de sus contemporáneos. Su vida fue azarosa y plagada de altibajos: mal estudiante, recibió una fortuna en herencia que perdió en muy poco tiempo, tuvo un matrimonio desgraciado porque su mujer acabó muy joven ingresada en un psiquiátrico…

La historia de Samuel Titmarsh y el gran diamante Hoggarty (1841) es una de las primeras novelas que escribió, y anterior a sus grandes obras. Se publicó por entregas. Cuenta la historia del auge, hundimiento y recuperación posterior del joven Samuel Titmarsh.

El narrador es el propio protagonista, que se presenta como un joven de ingenio despierto y tono burlón al que unos golpes de suerte encadenados le llevan a alcanzar una posición económica desahogada y le permiten el matrimonio que pretendía.

Muchos de los acontecimientos de la vida del protagonista narrador están inspirados en la biografía del propio Thackeray que ya había padecido también los vaivenes de la fortuna y sufría entonces dificultades familiares.

La novela, como es propio de Thackeray, tiene un tono burlón y una intención moral. El protagonista, por una parte, aprende a valorar a su familia y sus amigos y a no dejarse deslumbrar por el dinero. Por otra, la novela dibuja un retrato crítico de la sociedad del momento: sin llegar al tono melodramático de Dickens, por la novela discurren arribistas, negociantes estafadores, amigos fieles y familiares gorrones, y se describen algunos ambientes pintorescos como los paseos de nobles a caballo o en coche para hacerse ver o las cárceles privadas donde se encerraba a los deudores, muchas veces junto con sus familias.

Una novela sencilla escrita con mano ágil y que combina en tono cordial momentos humorísticos y momentos reflexivos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares