La eternidad por fin comienza un lunes

Eliseo Alberto

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona. (1994). 308 págs. 1.950 ptas.

Este libro es un meritorio homenaje al arte de la narración por la narración. Con elementos parecidos a los del realismo mágico, Eliseo Alberto (La Habana, 1951) -poeta, autor de libros de relatos y guionista, en la actualidad profesor de guión en México- ha escrito una parábola sobre el sentido de la vida, la felicidad y el amor.

El libro comienza con la muerte de Goldwyn Mayer, un león ya anciano, uno de los emblemas del Circo Cinco Estrellas. Su domador, Tartufo, no puede soportar su muerte y decide acompañarle al otro mundo. Los demás componentes del circo asisten doloridos a este gesto de amistad que supera incluso a la muerte. En el entierro se enamoran perdidamente el mago Asdrúbal y la trapecista Anabelle. Gracias a Anabelle, que formará parte desde ese instante del mágico número Corazón a Corazón -la entrega absoluta del amor convertida en una asombrosa exhibición- Asdrúbal descubrirá el privilegio del amor.

Poco a poco, cada uno de los integrantes del circo prefiere seguir su camino propio. Y el autor aprovecha para ir desgranando el pasado y presente de estos personajes: Bebé, la melancólica mujer barbuda, uno de los personajes más conmovedores de la novela; Blas Adán, el Hombre Fuerte; Póstumo Bramante, declamador; Susana Vidales, artista; los gemelos Servio y Tulio Capriles, malabaristas; Pascual Armero, poeta sin haber escrito ni un solo verso y público de profesión; y los desalmados Brunno Uribe, el dueño del Cinco Estrellas, un estafador nato, y Caifás, el enano, un amargado de la vida. Es una lástima que algunos pasajes se desarrollen en una atmósfera erótica.

Por encima de anécdotas y de un argumento verosímil, lo que se impone es la inagotable capacidad fabuladora de Eliseo Alberto. Su sólido armazón narrativo se apoya en un estilo evocador, rico, irónico y sugerente; un desbordante sentido del humor; una imaginación creativa, y una melancolía que empapa de ternura y humanidad las pasiones amorosas de todos los personajes.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares