La edad peligrosa

TÍTULO ORIGINALDer farlige Alder

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alba. Barcelona (2005). 195 págs. 13,50 €. Traducción: Blanca Ortiz Ostalé.

Karin Michäelis es el pseudónimo de la autora danesa Karina Brondum (1872-1950). Casada con el poeta y dramaturgo Sophus Michäelis, vivió en Viena durante la Gran Guerra, donde se ocupó de asistir a refugiados. En la II Guerra Mundial también ayudó en Dinamarca a algunos perseguidos del nazismo, hasta que ella misma se vio obligada a exiliarse a Estados Unidos cuando Hitler invadió su país. En 1902 escribió la novela “La criatura”, que, como “La edad peligrosa” (1910) y una serie de narraciones infantiles tituladas “Bibi” -escritas entre 1929 y 1939-, obtuvieron éxito internacional.

“La edad peligrosa” relata cómo Elsie Lindtner, a sus 42 años, abandona a su marido y decide irse a vivir con dos sirvientas a una pequeña isla. Allí escribe su diario y mantiene correspondencia con pocas personas, pero sobre todo con otras mujeres a las que aconseja desde su perspectiva personal sobre “la irrevocable enemistad entre los sexos” y las consecuencias que sobre el matrimonio y la familia tienen las relaciones de hombres y mujeres. La evolución de la historia que va a vivir esta mujer es muy sorprendente, irónica y hasta cierto punto divertida; sobre todo si se piensa que está escrita por una autora no feminista, pero sí beligerante en la lucha por mejorar las condiciones sociales de la mujer.

La novela, que se podría considerar ideológica o de tesis, es también psicológica, y mantiene una tensión y una forma literaria conseguidas. Otra cuestión es que se acepte la generalización del prototipo de mujer encarnado por la protagonista. Parece más adecuado pensar que la manera de vivir los avatares psicológicos de Elsie responde a un tipo de persona muy neurotizada y egocéntrica que vive en un ambiente social marcado por el formalismo rigorista y el puritanismo luterano de hace un siglo.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares