La cuna de mi enemigo

Espasa. Madrid (2008). 380 págs. 21,50 €. Traducción: María Jesús Asensio.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sara Young, hasta ahora dedicada a la literatura infantil, ha escrito en su primera novela para adultos una historia de horrores nazis. En concreto, uno de los menos conocidos: el que constituían las lebensborn, clínicas de maternidad para jóvenes arias encintas de soldados alemanes. Los bebés nacidos allí y no reconocidos eran arrancados a sus madres y pasaban a ser educados para el Estado nacionalsocialista, o eliminados si nacían con algún defecto. Cyrla, una joven polaca, judía por parte de padre, es enviada por éste a Holanda, a casa de sus tíos, para escapar a la persecución hitleriana. Su prima Anneke, con la que guarda un gran parecido, muere al abortar al hijo que esperaba de Karl, que la ha abandonado. Cyrla acude a la casa de maternidad a la que pensaban enviar a Anneke, asumiendo su identidad, lo que le procurará cierta seguridad… a ella y a sus tíos, una vez que las medidas antijudías llegan también a Holanda. De que se halle también embarazada al llegar allí se ocupará su novio Isaak. La cosa se complica cuando aparece Karl…

La estancia forzada en un internado, combinada con las incidencias del embarazo, los sobresaltos derivados de la falsa identidad y la inhumanidad de los métodos nacionalsocialistas, proporciona abundantes elementos folletinescos a la trama. Sara Young se encarga de intensificarlos a base de un tono melodramático que roza lo cursi con demasiada frecuencia. Un erotismo teñido de rosa y una visión superficial del bien y el mal, reducidos de hecho a ternura y sufrimiento, acaban de configurar el típico producto para adolescentes de cortas miras. En su haber reconoceremos la mirada positiva sobre la maternidad y el rechazo de los experimentos con la vida humana naciente.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares