principal-la-creacion-de-una-sociedad-del-aprendizaje-es_med

La creación de una sociedad del aprendizaje

TÍTULO ORIGINALCreating a Learning Society: A New Approach to Growth, Development and Social Progress.

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2016)

Nº PÁGINAS536 págs.

PRECIO PAPEL25,90 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

El paradigma con el que se mide el progreso de las naciones debe cambiar, y por tanto también han de hacerlo las políticas para estimularlo. Esta es la principal tesis del sugerente libro de Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2011, y Bruce C. Greenwald, profesor de finanzas en la Columbia Business School.

Según los autores, la investigación económica ha demostrado que el principal factor que explica las diferencias de desarrollo entre los países más avanzados y los demás no es tanto la acumulación de capital, ni la eficiencia en la asignación de recursos, sino la capacidad de aprendizaje; es decir, el desarrollo de un “ecosistema” que fomente la innovación. Esto explica el estancamiento de algunas economías emergentes, centradas en explotar una ventaja competitiva que apenas genera nuevo conocimiento.

El error básico de estos planteamientos, según Stiglitz y Greenwald, es considerar la eficiencia de un mercado solo desde un punto de vista estático, y no dinámico. Este modelo puede producir grandes aumentos de la productividad a corto plazo, pero termina por lastrar el desarrollo económico. Para evitarlo, hace falta mejorar la capacidad de aprendizaje, aunque los rendimientos inmediatos no sean tan altos.

¿Cómo hacerlo? Los planteamientos neoliberales suelen adjudicar esta tarea al mecanismo de oferta y demanda, la famosa “mano invisible”. Sin embargo, Stiglitz y Greenwald señalan que un mercado desregularizado es ineficiente para el aprendizaje: no aprovecha las externalidades (efectos positivos sobre otros sectores) que genera la innovación. Esta brecha, por la que se desperdician valiosas cantidades de conocimiento, puede ser incluso agrandada por ciertas políticas propias del capitalismo: protecciones excesivas de las patentes, mínima intervención estatal en las políticas industriales, ausencia de restricciones a la inversión extranjera, etc. Por eso, los autores proponen aumentar el papel del Estado.

En concreto, sugieren beneficiar a los sectores industriales que más externalidades de aprendizaje generen, utilizando las protecciones comerciales, subsidios o ventajas fiscales necesarias; dotar de suficientes recursos públicos a la investigación; diseñar un sistema de patentes más centrado en el beneficio social que en empresarial. Todas estas recetas serán útiles para cualquier país, pero especialmente para aquellos en vías de desarrollo, a los que el libro dedica una mayor atención.

En La creación de una sociedad del aprendizaje, Stiglitz y Greenwald no esconden su toma de partido a favor de unas políticas y en contra de otras, pero su postura está bien fundamentada y concretada en propuestas específicas. Los autores, además, se han esforzado en adaptar el lenguaje para darle un tono más divulgativo (originalmente era una conferencia para economistas), aunque algunos capítulos puedan resultar un tanto oscuros para el lector no iniciado. En cualquier caso, la propuesta es sugerente y tiene miras amplias. Como ha comentado algún crítico, este libro debería ser una pieza central en los próximos debates económicos.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.