La Certeza

Eloy Sánchez Rosillo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tusquets. Barcelona (2005). 112 págs. 11 €.

Sin prisas, Eloy Sánchez Rosillo (Murcia, 1948) ha ido fraguando, desde que ganara el premio Adonais en 1977 con “Maneras de estar solo”, una obra poética coherente y valiosa reunida bajo el título de “Las cosas como fueron”. “Poesía completa”, 1974-2003. Si en “La Vida” (1996), su poemario anterior, predominaba el tono elegíaco, en “La Certeza” ofrece un canto a la esperanza que el título del libro, y el último poema, resumen muy bien. Aun en el dolor y en la duda, la vida merece la pena y tiene algún sentido.

Esto se expresa con reiteradas imágenes sobre la luz, la primavera y el verano, o con los recuerdos de momentos especialmente luminosos: un viaje en tren, unas lecturas, un paseo por Venecia, el encuentro con unos amigos… No se trata de un optimismo frívolo ni ciego, sino de descubrir, en la belleza de lo cotidiano, en la vida reposada, en la búsqueda de lo realmente valioso, señuelos de lo que nos trasciende y eleva mientras el tiempo transcurre con sus logros, sus pérdidas y sus sorpresas.

Frente a actitudes deterministas o nihilistas, muy frecuentes en la poesía actual, Sánchez Rosillo se muestra agradecido y abierto al misterio desde los primeros versos del poemario: “Te equivocas, sin duda. Alguna vez alcanzan / tus manos el milagro; / en medio de los días que idénticos transcurren, / tu indigencia, de pronto, toca un fulgor que vale / más que el oro más puro”. El libro tiene unidad, armonía y un ritmo acompasado, reflexivo, evocador, lleno de logros, en verso libre con abundancia de endecasílabos y de encabalgamientos.

Luis Ramoneda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares