La casa del silencio

Orhan Pamuk

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Metáfora. Barcelona (2001). 430 págs. 3.800 ptas. Traducción: Rafael Carpintero.

Orhan Pamuk (Estambul, 1952), después de dedicarse al periodismo, comienza a escribir literatura en 1974; hoy día es uno de los autores más representativos de la narrativa turca. En español ha publicado también El astrólogo y el sultán (Edhasa).

La casa del silencio es una larga narración que se ambienta en la época actual, en una población costera del Mar Negro, donde vive la anciana matriarca Fatma en compañía de un fiel servidor, hijo extramatrimonial de su marido. Allí van a pasar sus vacaciones veraniegas los tres nietos de Fatma: Faruk, el mayor, interesado por la historia de su país y que ha heredado de su abuelo la excesiva afición al alcohol; Metin, que anhela emigrar a Estados Unidos; y la idealista y atractiva Nilgün, por la que se siente atraído un joven del lugar, mal estudiante, que pertenece a un grupo radical de musulmanes.

Pamuk sitúa a estos personajes en el ambiente social y político de una Turquía en pleno proceso de desarrollo económico y de apertura hacia modos de vida más occidentales, lo que le permite realizar una crónica del cambio de este país fronterizo entre Oriente y Occidente. El personaje catalizador de la narración es la anciana Fatma, que, a través de sus monólogos interiores que evocan tiempos pasados, y de la perspicaz crítica a las costumbres que introducen en la vida doméstica sus nietos, apela continuamente a la memoria colectiva para contrarrestar la influencia de la modernidad.

Estos personajes, de manera alterna, se van convirtiendo en narradores de la novela. La casa tal vez fuese silenciosa hasta llegar los jóvenes, pero durante las vacaciones se convierte en un hervidero de inquietudes, discusiones, compañerismo, planes de diversión y situaciones que conducen a un especial momento dramático con un final abierto. A pesar de que la novela es larga, el autor consigue mantener una adecuada y atrayente tensión narrativa.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares