La bibliotecaria de Auschwitz

Planeta.

Barcelona (2012).

481 págs.

19,90 € (papel) / 13,90 € (ePub).

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esta novela del periodista y escritor Antonio G. Iturbe (Zaragoza, 1967) ha obtenido el premio literario Troa “Libros con Valores”. Está inspirada en hechos reales y relata la historia de Dita, una niña checa de catorce años, deportada con sus padres a Auschwitz y que se encargó de organizar y mantener la mínima biblioteca clandestina del Bloque 31 del Campo, lugar en el que estaban confinados un numeroso grupo de niños judíos, jugándose la vida constantemente. El autor pudo hablar varias veces con la ya octogenaria heroína, que reside en Israel, y tener así datos e impresiones de primera mano de estos sucesos.

El Bloque 31 fue un lugar excepcional, ya que allí un grupo de profesores se dedicaron a enseñar a unos niños en una singular escuela. Dita era la encargada de custodiar, distribuir y recoger los libros y camuflarlos en las constantes revisiones, pues los libros estaban totalmente prohibidos y eran motivo más que suficiente para ser ejecutados.

En la abundantísima producción de libros sobre el holocausto, algunos son crónicas y relatos históricos, y otros son testimonios de primera mano de los que estuvieron en los lager. En este caso, el autor ha hecho una selección de fuentes, que figuran en la bibliografía final, y en base a ellas ha recreado una historia especialmente humana con mucha fuerza.

Como es habitual, aparecen los horrores del campo, los sádicos guardianes y mandos, los hornos y las cámaras de gas. Junto a la mezquindad que por regla general se extendió y multiplicó en aquellos campos, donde la supervivencia era lo único que contaba y donde las delaciones y traiciones eran frecuentes, sobresalen también casos de heroísmo, de entrega a los demás y una destacable valentía. Esto es lo que ocurre con Dita y otros personajes de la novela, portadores de una esperanza que brilla más en el contexto de horror en el que se desarrolla la novela.

Secundariamente, La bibliotecaria de Auschwitz es también un homenaje a los libros, a su importancia para humanizarnos y para elevar nuestro espíritu hasta en condiciones extremas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares