La Atlántida Roja. El fin del comunismo en Europa

Rialp.

Madrid (2014).

220 págs.

18€ (papel) / 10,99 € (digital).

Traducción: Miguel Martín.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En realidad, el libro trata extensamente de cuatro países de Europa: Polonia, Checoslovaquia, Alemania Oriental y Rumanía, y algo sobre Hungría. El comunismo también caería en Bulgaria y en los países a los que dio lugar la desmembración de la ficticia unión yugoslava: Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Macedonia. A los que habría que añadir Ucrania, Bielorrusia, Letonia, Estonia, Lituania, Moldavia, Armenia, Georgia, Azerbaiyán, Albania y los países, ya asiáticos, de Kazajstán, Uzbekistán y Turkmenistán.

Como el ser humano se acostumbra a todo, nos hemos acostumbrado, después de veintitrés años, a ese hundimiento histórico, la caída de un imperio retransmitida en directo, la desaparición de la Atlántida Roja. Cómo y por qué ese fracaso se puede ver en este libro para esos cuatro países, con la singularidad de Polonia, donde el factor principal fue la fe católica de la mayoría de su población y el apoyo que recibió de san Juan Pablo II. En los otros países se dio una situación económica catastrófica junto a la ya bien conocida “dictadura del proletariado”, es decir, de la oligarquía comunista, con todos los privilegios; el resto de la gente sin las mínimas libertades y con los escasos alimentos racionados.

El autor conoció estos casos de primera mano, se entrevistó con los principales protagonistas y ofrece un relato sencillo, ameno y lleno de detalles concretos. Destaca especialmente la caótica situación de Rumanía, donde Ceaușescu lograba ocultar la miseria de la población haciendo gestos, que engañaban a Occidente, de una relativa independencia de la Unión Soviética. La precaria situación de Rumanía aún hoy, un cuarto de siglo después de la ejecución de Ceaușescu, tiene su origen en la desastrosa política del dictador.

Un libro para refrescar la memoria sobre ese genocidio “disperso” que fue el régimen comunista en la URSS y en algunos de los Estados satélites de Moscú. Al acabar el libro es inevitable pensar por qué en Occidente, en cuatro décadas, tanta gente, sobre todo intelectuales, seguían siendo palmeros del “materialismo histórico”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares