La apuesta

Salamandra. Barcelona (2010). 94 págs. 9 €. Traducción: Patricia Antón de Vez.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tras La Casa del Propósito Especial, novela que cuenta un episodio de la Rusia pre-revolucionaria, el autor de El niño con el pijama de rayas vuelve a inspirarse en la infancia para escribir una novela en la que, como la que le ha dado tanta fama internacional, contiene también ingredientes melodramáticos.

En este caso, el protagonista es Danny, apenas un adolescente, narrador también de la historia. Una noche, su madre tarda en regresar a su casa. Cuando lo hace, viene acompañada por un par de policías. En un paso de cebra, de manera accidental, ha atropellado a un niño, que se encuentra ingresado en un hospital con pronóstico muy grave. La novela cuenta cómo afecta este suceso a toda la familia, de manera especial al padre y al propio Danny, que ve cómo su madre entra en una depresión que incide negativamente en la convivencia familiar. La familia vive ese verano una crisis que golpea de lleno a Danny, víctima de unos sucesos que le vienen un poco grandes.

Novela directa, sencilla, quizás esquemática. El autor quiere meterse en la piel de Danny, un adolescente que está dejando de ser un niño. Los graves sucesos que tiene que ver y que afectan a su mundo familiar resquebrajan la que hasta ahora era su plácida visión del mundo. La novela está bien contada, pero, al elegir el autor un desarrollo breve, aligera los ingredientes y simplifica la trama para crear una historia a ratos lacrimógena y con un desarrollo con poca sustancia, a pesar de los buenos sentimientos que derrocha.