Kaddish por el hijo no nacido

TÍTULO ORIGINALHaddis a meg nem született gyermekërt

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Acantilado. Barcelona (2001). 147 págs. 1.600 ptas. Traducción: Adan Kovacsics.

Kaddish por el hijo no nacido apenas tiene argumento narrativo, aunque respira de la misma atmósfera opresiva que Sin destino. La novela transcribe las precipitadas y agrias reflexiones de un escritor judío (quizá el mismo Kertész) que no encuentra explicación a la sinrazón de su vida, máxime después de haber vivido la experiencia límite de un campo de concentración. Los pensamientos se suceden de manera atropellada, a la vez que se va reconstruyendo el itinerario personal del protagonista. La relación con su mujer, la negativa a engendrar un hijo y la posterior separación matrimonial son los momentos biográficos que sostienen la compulsiva confesión del narrador, marcado por la estrechez irracional del comunismo y un judaísmo problemático (Kertész es judío no practicante ni sionista). Kertész quiere reflejar en esta obra no sólo sus traumas personales sino cómo tuvieron que asimilar la reconstrucción de sus vidas los supervivientes de los campos de concentración.

La narración está concebida como un kaddish, una oración turbadora dirigida no a Dios sino a la humanidad. El ritmo agobiante entorpece su lectura y dificulta la comprensión anímica del narrador, aunque a medida que se avanza en el libro el lector comprende mejor los desvaríos de alguien que no concibe su vida sin separarse de su pasado.

Sin Destino y Kaddish por el hijo no nacido proceden de la misma raíz: la necesidad de reflexionar en el presente y en el pasado para encontrar la verdadera libertad. Sin embargo, la falta de esperanza y la visión tan pesimista del ser humano acaban por empañar un mensaje auténtico.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares