Jack

Jack

TÍTULO ORIGINALJack

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS331 págs.

PRECIO PAPEL19,90 €

PRECIO DIGITAL12,99 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Jack, nombre por el que se conoce a John Ames Boughton, es el hijo de un pastor presbiteriano que hizo una breve aparición al final de la novela Gilead, donde se contaba que volvió a su casa, después de veinte años ausente, cuando su padre estaba a punto de morir. El episodio aparece con más pormenores en otra de sus novelas, En casa que tiene como protagonista principal al pastor y que se cuenta desde la perspectiva de su hermana Glory.

Esta nueva novela, que se desarrolla sobre todo en Saint Louis, en los años cincuenta del pasado siglo, habla de los años en los que Jack llevó una vida de vagabundo y ladronzuelo y se centra en su relación con Della Miles, una mujer joven, negra, profesora en una escuela, hija de un prestigioso pastor de otra ciudad.

Comienza con quince páginas de un tenso diálogo entre Jack y Della, cuyas causas conoceremos más adelante, y con un largo encuentro entre ambos, tiempo después, que dura toda una noche y que tiene lugar en un cementerio: esta vez son casi ochenta páginas de diálogo vivo, tenso y muy rico. Después la novela progresa narrando los siguientes encuentros entre los dos y los desalentadores avatares de la vida presente o pasada de Jack. También hay momentos en los que este reflexiona minuciosamente sobre sí mismo y sobre posibles rumbos de su vida si se hubiese comportado de otra manera.

Quien haya disfrutado con la prosa tan rica y el mundo interior tan reflexivo de los personajes de Robinson, lo hará también con esta novela. Quien no conozca los antecedentes puede leerla, pero comprenderá menos los sufrimientos de hijo pródigo del protagonista, que tanto piensa en la bondad y rectitud de su padre y su hermano Teddy. Como en las novelas previas, son muchas las referencias bíblicas que se deslizan en las charlas de tipo teológico que mantienen, entre sí o con otras personas, los dos personajes principales. No en vano son hijos muy bien educados de dos pastores ejemplares.

Los mejores tramos de la novela son los diálogos y las escenas de los encuentros entre Jack y Della, y los menos conseguidos son algunos un tanto repetitivos acerca del mundo interior de Jack. Él mismo sabe que, mentiroso y borrachín compulsivo como es, tiene unos pensamientos confusos, que lo siguen siendo por más esfuerzos de precisión que haga el narrador. De todas formas, se mantiene siempre la tensión de saber si, al final, la pareja seguirá junta o no.

La novela tiene una clara voluntad de reflejar una sociedad profundamente marcada por la discriminación racial –los protagonistas son conscientes de que su relación les causará todo tipo de problemas–, pero lo hace del modo más eficaz posible: presentándola como telón de fondo, sin asomo alguno de denunciarla directamente y solo indicando las consecuencias que tal situación atrae sobre unos seres inocentes.