Instrucciones para salvar el mundo

Alfaguara. Madrid (2008). 312 págs. 19,50 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rosa Montero cuenta ya con una sólida trayectoria como escritora. En su haber puede decirse que tiene oficio, imaginación y una gran aversión a aburrir a sus lectores. Todos sus libros cuentan buenas historias, con gancho, están bien hechos y son dignos. En su defecto, está su fijación con lo marginal, las anomalías sociales y los perdedores, lo que hace de sus novelas, con raras excepciones, unos libros con tendencia a ser tristes.

Matías es un taxista reservado y entristecido que se queda viudo. Daniel un médico lleno de desidia que sólo disfruta cuando se mete en Second Life. Fatma es una prostituta africana de vida arrastrada. “Cerebro” es una antigua científica que se pasa los días borracha. A este plantel hay que sumar la presencia de un asesino psicópata especializado en personas mayores. Montero combina a estos desarraigados noctámbulos y ensaya con ellos unos destellos de solidaridad sobre la base de una supuesta ley de la serialidad de las coincidencias, que dice que nunca se producen solas. En sus relaciones también tiene que ver una curiosa teoría de la entropía y el orden en el mundo.

Puede incluso tratarse de un libro bienintencionado, en la línea de “un poco de solidaridad puede mejorar el mundo”; pero es difícil que estos personajes se nos metan dentro, con sus patéticas escapadas a la vida virtual en Internet, sus sesiones de sadomasoquismo, las palizas de chulos de prostíbulos o sus bondadosas eutanasias. Con todo, ni es el libro más sórdido de Rosa Montero, ni el de más calidad literaria.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares