Humanismo. Los bienes invisibles

Rialp. Madrid (2009). 207 págs. 12,50 .

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El propósito de este libro es ayudar al cultivo del espíritu, en sus dimensiones de inteligencia, voluntad libre y afectividad. Tuvo su origen en un curso dirigido a universitarios y se ha escrito, por tanto, con sencillez y claridad, porque -como indica el autor- lo que todo el mundo entiende está sometido al juicio de todos. Lorda ha dejado las grandes abstracciones que -en sus propias palabras- son cómodas para escribir, y busca el sentido concreto de todos los planteamientos que aborda y que vierte en detalles prácticos muy abundantes.

En el inicio del libro, se indica que la inteligencia necesita, además de conocimientos, método y sabiduría sobre las cuatro preguntas cardinales: de dónde venimos, a dónde vamos, dónde está la felicidad y cómo afrontar el sufrimiento y la muerte. Cultivar el corazón incluye querer bien y con mucha fuerza y tiene tres campos de trabajo: la disciplina personal, la honestidad y un orden de amores. Todo ello conduce a la inteligencia aplicada y el ingenio desplegado. Como el ideal humano nunca se da entero, es preciso cultivar las humanidades. Pero el pago de los bienes del espíritu son ellos mismos. No pueden cultivarse con fines egoístas, sino como servicio. El humanismo es un ideal de formación que el autor recorre en este orden: cultura, vida de la inteligencia, opción por la belleza, estilo y elegancia, amor a la palabra, sentido del humor, don de la amistad y honestidad. Estos capítulos condensan lo que este sacerdote, teólogo e ingeniero industrial entiende por humanismo en nuestros días.

El libro de Lorda, aunque trata un tema cultural, es, sobre todo, práctico. Sus consideraciones y citas sobre lo que es el humanismo y la cultura, y lo que ésta conlleva en la educación y en la búsqueda de la verdad y de la belleza, son más bien breves. Pero enseguida trata estos temas de modo práctico y explica la diferencia entre transmitir conocimientos y educar, el buen modo de leer periódicos y revistas especializadas, el modo de realizar un trabajo intelectual e incluso de dar una conferencia, de conducirse con educación y elegancia, de apreciar la belleza en sus múltiples manifestaciones, de celebrar las fiestas y de cultivar la amistad.

Un libro interesante para un público muy amplio.