Fernanda, las magnolias y el Rey Mago

La Isla de Siltolá. Sevilla (2010). 164 págs. 12 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este es el primer libro de creación que publica Aurora Pimentel, experta en comunicación y marketing. Fernanda, las magnolias y el Rey Mago es una selección de las entradas a su blog “Máster en nubes”, bitácora que ha servido a la autora para explotar y canalizar sus inquietudes literarias. La fórmula elegida acerca el libro a un diario íntimo y a un espacio para la experimentación, pues también incluye varios relatos, entradas muy periodísticas, alguna poesía y otros textos de diferente factura.

Como en un diario, la inmediatez y lo cotidiano marcan el ritmo de las entradas; pero el presente es la mayoría de las veces una excusa para hablar del pasado -por ejemplo, de la infancia, así comienza el libro- y para reflexionar sobre cuestiones humanas y vitales de mucho más calado. Algunas de las entradas se refieren explícitamente a su trabajo como escritora. Sorprende la entusiasta entrega de la autora a esta faceta y la manera que tiene de abordar intuiciones, sugerencias y también los inevitables problemas. En este sentido, resulta magnífica su “Oración del aprendiz”, donde condensa, con expresiones brillantes y muy divertidas, sus ideales literarios.

El libro es un fiel reflejo también del carácter y del mundo interior de la autora, a contra corriente de actitudes y pensamientos tópicos establecidos. Su experiencia humana y profesional le proporciona un profundo arraigo en la realidad. No hay, por eso, en este libro una postura impostada ni autosuficiente, sino la actitud de alguien que, con mucho sentido del humor, disfruta y aprecia, como valores insustituibles, la familia y la amistad. Pero la autora no está en las nubes: las entradas a su blog describen a una persona que trabaja, que atiende las cuestiones domésticas, que hace amistades al sacar a pasear a su perra, que tiene unas inquietudes culturales muy variadas y nada sofisticadas.

Como suele ocurrir con la lectura de algunos diarios, al lector no le resulta complicado identificarse con la perspectiva de la autora y compartir sus pensamientos y opiniones. Cuando la autora abre su intimidad y habla más de sí misma, el diario adquiere más densidad, interés y calidad. Por eso, cuando abandona el yo y utiliza el blog para practicar otros géneros literarios, quizás el libro pierda algo de interés, aunque algunos relatos, como Margot y el backstage, definan muy bien las posibilidades creativas de la autora.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares