Fabulaciones

Juan Perucho

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (1996). 718 págs. 3.200 ptas.

Carlos Pujol se ha ocupado de esta edición en castellano que reúne la narrativa breve de Juan Perucho (Barcelona, 1920). La obra de este escritor catalán se ha revalorizado en las últimas décadas en España y fuera de España. Ajeno a las modas, Juan Perucho ha apostado por la fantasía, por las referencias históricas y eruditas. Su obra de creación “es un juego literario para ensanchar nuestra visión de lo real; el escritor nos invita a participar de lo impensable, el mago añade unas gotas de misterio y de sorpresa a nuestra vida, pero sobre todo se propone hacernos sonreír”, señala Carlos Pujol en la “Nota preliminar” de Bestiario fantástico. La ironía es otra constante en los libros de Perucho; una ironía sugerente, sin estridencias, que ayuda a comprender y a respetar ideas ajenas y a descubrir la diversidad frente al anquilosamiento de envaradas actitudes realistas y racionalistas. Tal vez por esto, la obra de Perucho tiene también un tono de añoranza de épocas más idealistas, más propensas a lo fabuloso y a lo heroico que este siglo que se acaba. No obstante, Perucho siempre mira con afecto y esperanza al hombre y a la trascendencia de sus actos.

El volumen se inicia con Diana y el mar muerto (1953), evocaciones juveniles en un tono íntimo y poético muy elegante. Los siguientes libros pertenecen ya plenamente a las peculiares fantasías y erudiciones de Perucho: Botánica oculta (1969), Historias secretas de balnearios (1972), Lapidario portátil (1972) y Bestiario fantástico (1976) reúnen historias sobre plantas, aguas y monstruos. Jaula para pequeños y felices animales es un maravilloso libro infantil. Cuentos reúne los publicados por Perucho desde los años sesenta, la mayoría sobre extraños personajes decimonónicos o del siglo de las luces o sobre fenómenos ocultistas, tomados a menudo de la lectura de libros raros, que Perucho -bibliófilo empedernido- conoce a fondo.

Luis Ramoneda