libros

Ética para tiempos oscuros // La realidad en crisis

Ética para tiempos oscuros

Markus Gabriel

Pasado y Presente. Barcelona (2021). 408 págs. 25 €.

T.o.: Moralischer Fortschritt in dunklen Zeiten

Traducción: Gonzalo García

 

La realidad en crisis

Markus Gabriel

Vaso Roto. Madrid (2022). 146 págs. 14 €.

 

Coinciden en las librerías dos libros de Markus Gabriel, “el joven prodigio de la filosofía europea”, en los que se adentra en cuestiones éticas. El autor se propone aportar orden al caos, para lo cual anuncia una “nueva Ilustración” en la que el progreso científico y tecnológico están acompañados (y guiados) por un progreso moral paralelo. En el primero de los ensayos, Ética para tiempos oscuros, Gabriel explica los fundamentos de su propuesta de “realismo moral”: existen hechos morales objetivos, válidos en todo tiempo y lugar, aunque en ocasiones queden oscurecidos por las ideologías o la manipulación.

Para Gabriel, los hechos morales “no se justifican por Dios, ni por la razón humana universal, ni tampoco por la evolución, sino por sí mismos”. El autor comparte con la tradición filosófica la finalidad “eudaimonológica” de la ética, es decir, la búsqueda sistemática de una vida buena y lograda, y somete a crítica tanto el pluralismo como el relativismo y el nihilismo.

Después de la pandemia, a su juicio necesitamos una pan-demia metafísica, es decir, avanzar en “la reunión de todos los pueblos bajo el techo del mismo cielo”. Apuesta por una suerte de imperativo cosmopolita, que exige que nos entendamos como habitantes que somos “de un mismo planeta e integrantes de un sistema enorme y complejo”. La nueva Ilustración reclama una ética para todos, independientemente de la religión, el origen, la fortuna, el sexo o la opinión política.

El otro libro, La realidad en crisis, más breve, recoge tres conferencias impartidas por Gabriel en el Tecnológico de Monterrey (México), en las que reflexiona sobre la crisis del coronavirus y la época actual. Además de referirse a la respuesta que ha dado el hombre al virus y de afirmar que somos capaces de progreso moral, se refiere a la “crisis de la objetividad en las humanidades” y arremete contra las dos grandes amenazas a los saberes humanísticos, una extrínseca y otra intrínseca. La primera es la cosmovisión científica, según la cual el conocimiento objetivo está disponible exclusivamente desde el punto de vista de las ciencias naturales. La segunda viene de la propia concepción de las humanidades como un constructo subjetivo, lo que el filósofo alemán llama “Foukant”, una mezcla de “lo peor” de Foucault y “lo peor” de Kant.

La salvación de las humanidades exige la superación de esas amenazas mediante la adopción del Nuevo Realismo y su “tesis de la indispensabilidad”, a saber, que para explicar objetivamente la realidad no podemos prescindir del punto de vista desde el que la miramos.

Markus Gabriel cree firmemente que a la salida del túnel en el que nos encontramos hallaremos la misma luz que teníamos a la entrada y, como esas señales que nos recuerdan que no olvidemos apagar los faros de nuestro coche, nos insta a dejarnos guiar por la luz de una nueva Ilustración. Pero ¿será realmente nueva? Esperemos a ver cómo la desarrolla en sus próximas obras.

 

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.