Esto no es un cuento y otros cuentos

Barataria. Sevilla (2008). 190 págs. 17 €. Traducción: Pablo Manzano.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

O. Henry Award es el nombre de un prestigioso premio de relatos en el ámbito anglosajón, bautizado así en honor del estadounidense O. Henry (1862-1910) -cuyo verdadero nombre era William Sydney Porter-, uno de los mayores innovadores de esta disciplina.

Con las doce historias que componen Esto no es un cuento y otros cuentos, la editorial Barataria se apunta un importante tanto en la difusión en España de la obra de este maestro de la distancia corta, y completa el conocimiento que ya teníamos de ella a raíz de la publicación en Espasa de Cuentos de Nueva York (2003).

En la ciudad de los rascacielos, situó O. Henry la mayoría de sus ficciones. La selección que comentamos se divide, precisamente, en dos partes: Nueva York -cinco cuentos- y El Norte y el Sur, los indios y el Viejo Oeste -los restantes siete-.

Ambos cuadros comparten el rasgo más citado del estilo de O. Henry: un final inesperado y sorprendente -no siempre necesario o deseable-, que, en ocasiones, da un giro de ciento ochenta grados al nudo de la narración.

Las historias son agradables de leer. Obras como la que da título al libro, o El momento de la victoria, presentan una estructura impecable, perfecta; pero incluso en aquellas piezas menos brillantes o más convencionales podemos descubrir un toque de genialidad, un relámpago de humor o un hallazgo de gran hondura poética y deslumbrante fantasía (“si digo que me muero por oír una sonata de Beethoven (…), debe ser suficiente para que él comprenda que lo que deseo con toda mi alma son almendras saladas”, explica una chica a su pretendiente en El cazador de cabezas, una amena reflexión sobre la imprevisibilidad femenina y el poder de los sueños).

O. Henry, además, vivía pegado a su tiempo. Ejerció de periodista y publicaba sus relatos en semanarios, por lo que las referencias a personajes, canciones o noticias de la época son constantes. Sin embargo, su “localismo” -que, en esta edición, alivian las exactas y nutridas notas a pie de página- no representa una barrera para los lectores ajenos a esa cultura, pues sus argumentos son tan universales como atemporales los conflictos que plantea: la búsqueda de la pareja, la pasión por el dinero, la sed de aventura…

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares