Envidia

Acantilado. Barcelona (2009). 200 págs. 17 . Traducción: Marta Rebón.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Una veta satírica recorre demasiados hitos de la novelística rusa como para considerarlo un género más, y no un rasgo connatural de la literatura rusa, como la picaresca en la española. Desde el padre de esa sensibilidad, el gran Gógol de Almas muertas, hasta genios como Bulgákov y Voinóvich o el reciente Pelevin, los novelistas rusos han alcanzado cotas de perfección inigualada en el arte de colocar el espejo cóncavo ante la siempre excesiva historia de un pueblo desmesurado para

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares