En la belleza ajena

TÍTULO ORIGINALW cudzym pieknie

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Pre-Textos. Valencia (2003). 248 págs. 19 €. Traducción: Ángel E. Díaz-Pintado.

El escritor polaco Adam Zagajewski suena en los últimos años como uno de los aspirantes al premio Nobel de Literatura. Nació en 1945 en Lvov (hoy en territorio de Ucrania), estudió Filosofía y Psicología en Cracovia, se exilió en 1982, ha vivido en París y Estados Unidos y en 2002 regresó a Cracovia. Ha recibido importantes galardones, como el Premio de Literatura de la Fundación Konrad Adenauer.

A mitad de camino entre el libro de memorias y el dietario, En la belleza ajena es una excelente muestra de la valía literaria de este novelista, poeta y ensayista. De manera dispersa, Zagajewski repasa algunos momentos de su vida, como los años de estudiante en Cracovia y la estancia en París. En estas notas aparecen interesantes reflexiones críticas sobre su vida durante la Polonia comunista, un país gris dominado por funcionarios obedientes y mediocres de segunda categoría. También habla de algunas actividades de la disidencia polaca, su relación con grupos de intelectuales católicos e incluso cuenta una deliciosa anécdota relacionada con el papa Juan Pablo II cuando era sacerdote en Cracovia.

Pero lo más interesante del libro no son las referencias a su periplo personal sino las disquisiciones que introduce sobre su trabajo literario. En este sentido, en el libro aparecen desperdigadas sugerentes perlas sobre la literatura y la vida: “El escritor que lleva un diario íntimo anota en él lo que sabe. En el poema o en el relato anota lo que no sabe”. Zagajewski se presenta también como un intelectual que lucha además por liberarse de la propaganda comunista y de las ideas filosóficas que estaban de moda en aquellos años, en la órbita de un existencialismo nihilista. Tampoco se conforma con un objetivo literario, pues piensa que la creación artística exige una mirada más profunda: “La literatura, como la filosofía, debe hacerse sin cesar las preguntas últimas; en caso contrario, ¡se convertirá en literatura!”. Un libro muy bien escrito, que ayuda a conocer tanto la personalidad de uno de los escritores más importantes de las letras polacas contemporáneas como el triste ambiente que se vivió durante la dictadura comunista.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares