El vaso de plata

Libros del Asteroide. Barcelona (2008). 115 págs. 13,95 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El escritor Ignacio Martinez de Pisón resume en el prólogo, con bastante acierto, el contenido de este libro: “El viaje hacia la singularidad que constituye toda adolescencia”. El narrador, Miguel, con un estilo sereno, recuerda episodios claves de esa etapa de crisis y de cambios. Para algunos, la adolescencia provoca un sinnúmero de turbulencias difíciles de controlar; para otros, por ejemplo para Miguel, la adolescencia es tiempo de zozobras y de incertidumbres, sí, pero también de búsqueda de un sentido, de reafirmación de la personalidad y de natural evolución tanto del carácter como de los acontecimientos.

Todo el relato tiene un cierto aroma de atemporalidad que beneficia su lectura, pues el autor, deliberadamente, ha eliminado muchos rasgos meramente sociológicos para no rebajar el libro a unos recuerdos más o menos memorialísticos. Esta técnica añade universalidad a lo que se cuenta, a pesar de que pueden reconocerse tanto en el paisaje como en las escenas y personajes elementos muy locales. No hay nada espectacular ni grandioso en El vaso de plata. Se habla de cosas menudas y domésticas que adquieren un singular significado en la formación del protagonista, que muestra su simpatía por las escenas familiares y por sucesos a los que el paso del tiempo ha añadido un importante peso específico.

Poeta, ensayista y novelista, Antonio Marí (Ibiza, 1944), catedrático de Teoría del Arte en la Universidad Pompeu Fabra, consiguió el Premio Ciudad de Barcelona con El vaso de plata, que se publicó por vez primera en catalán en 1991. La primera edición en castellano es de 1992.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares