El Turno

TÍTULO ORIGINALIl Turno

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones del Bronce. Barcelona (1999). 129 págs. 1.850 ptas. Traducción: José Ramón Monreal.

El escritor siciliano Luigi Pirandello (1867-1936), premio Nobel de Literatura en 1936, se distinguió sobre todo por su obra teatral, pero antes había escrito poesía, crítica y una amplia lista de novelas. El Turno es una de las primeras; escrita en 1903, hasta ahora no había sido publicada en castellano.

La novela cuenta la historia de un planificado matrimonio de conveniencia en la Sicilia del siglo XIX, vista con un humor sarcástico, grotesco y dramático a la vez, con aspectos costumbristas del cercano verismo. Esta tendencia estuvo más definida después en su obra teatral. Don Marcantonio Ravi tiene una hija, Stellina, casadera y sin dote a la que corteja Pepè Alleto, un joven tan vital como pobre. A la vez, don Diego Alcózer, viejo y riquísimo, acaba de enviudar por cuarta vez. La estrategia del padre de la novia es casarla con el anciano y esperar su muerte para que posteriormente los jóvenes tengan una vida feliz y despreocupada, pero las cosas se complican con una serie de imprevistos.

Conforme a esta idea, El Turno, aunque traspasada por un humor muy vitalista que hace llevaderas las cosas amargas de la vida, muestra un mensaje escéptico. Para Pirandello, “el humorismo es un fenómeno de desdoblamiento en el acto de la creación. Como un Hermes bifronte, una de cuyas caras ríe al ver lágrimas en la otra”. Diálogos cortos y rápidos, cambios bruscos en el acontecer de la historia y escenarios repetidos de una manera casi cíclica, hacen pensar en una mentalidad teatral para la literatura.

La novela tiene también un aire típico de cierta Sicilia -familia, mujer y propiedad como valores prevalentes, tratados por Luigi Pirandello con humor sarcástico- que también puede verse en algunos escritores actuales de aquella isla.

Ángel García Prieto