51wLDxpihIL._SX323_BO1,204,203,200_

El tesoro de Barracuda

SM.

Madrid (2014).

149 págs.

12,50 €.

Ilustraciones: Júlia Sardà.

Público: 8-11 años.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Relato escrito con gracia, e ilustrado de acuerdo con el tono de la historia, que consigue sus objetivos: entretener y hablar del atractivo de la lectura de una forma simpática.

El narrador se llama Chispas, y cuando comienza su relato tiene once años y lleva tres embarcado en el barco pirata del capitán Barracuda, en los mares del Caribe. Luego cuenta que cuando van en busca del tesoro de Phineas Krane, el más antiguo pirata de los mares del Sur, sufren una decepción pues solo encuentran un libro con las memorias de Krane. Pero después, gracias a ese libro precisamente, irán de descubrimiento en descubrimiento.

Chispas es simpático y normalmente no interviene como un héroe sino que actúa como quien observa y cuenta. La trama es de acción continua, tiene situaciones divertidas y conecta de modo bromista con las aventuras clásicas de piratas. Las expresiones coloquiales son acertadas y el narrador hace un uso genial de los paréntesis para matizar, o aclarar, o adelantar algo. Un ejemplo: justo al principio, cuando Chispas dice que, con el paso del tiempo a bordo, “aquellos hombres empezaron a tratarme con algo parecido al cariño (tipo pirata, ya me entendéis: capones en la cabeza, tirones de oreja y pescozones a traición)”.