El siglo XX en pantalla

Crítica. Barcelona (2005). 569 págs. 29,90 €. Traducción: Ferrán Esteve.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ya en 1898 hubo una petición formal de que se constituyera un archivo fílmico histórico, pero el cine no ha sido considerado fuente legítima de la historia hasta una fecha bastante reciente. Tradicionalmente, además, se partía de la distinción entre “cine documental”, candidato a figurar como documento histórico fiable; “cine de ficción”, sólo apto para el entretenimiento, y “cine histórico”, que reconstruía o ilustraba algún acontecimiento del pasado. La escuela histórica francesa de Les Annales, a través de los trabajos de Marc Ferro, rompió con esa tradición y se dedicó a examinar las películas como reflejo del momento histórico de su creación. En esta línea hay que situar el trabajo de Shlomo Sand, un interesante y ameno relato sobre representaciones cinematográficas del siglo XX.

Desde el principio advierte que no pretende hacer un análisis profundo de tipo psicológico, sino ilustrar cómo el cine ha transcrito, a su manera, la historia del siglo XX. A pesar de su volumen y rigor formal, se trata de una obra de divulgación. Ello explica que la elección de títulos sea la más asequible al público occidental, y que los acontecimientos seleccionados pertenezcan a la historia occidental y eurocéntrica. Shlomo Sand reconoce que la objetividad no es posible, pero es serio y muestra sus preferencias, formación e inclinaciones: historiador judío, de formación liberal.

El libro está dividido en ocho capítulos que van de la representación general de la política y la democracia en el cine hasta las visiones coloniales del mundo por el hombre blanco, pasando por la lucha de clases, el fascismo, las guerras mundiales y el holocausto. Más de ochocientos títulos salen a colación, desde “Tearing Down the Spanish Flag” -tal vez la más antigua película de ficción de contenido político- a “La lista de Schlinder”, pasando por “Tiempos modernos”, “Juan Nadie”, “La gran ilusión”, “Indochina” y tantas otras. Cada capítulo tiene una breve introducción histórica y muestra cómo el cine ha ido enfocando aquel suceso a lo largo del tiempo y en los diferentes lugares. La lectura resulta instructiva y apasionante.

Es posible, e incluso deseable, que cada lector discrepe en alguna interpretación o en la elección de un título; y mucho más posible aún que cada lector complete la lista de filmes con otros de su conocimiento y elección. Metodológicamente muestra un camino fácil de seguir para todo aquel que se interese por las representaciones cinematográficas de la historia.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares