El sentimiento de un occidental

Cesário Verde

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hiperión. Madrid (1995). 56 págs. 900 ptas.

El gran descubridor de la ciudad en la poesía europea fue sin duda Charles Baudelaire. En España hubo que esperar a Juan Ramón Jiménez o a García Lorca para encontrar una lúcida y lírica transformación del medio urbano, algo que Cesário Verde, escritor portugués, ya había conseguido medio siglo antes. Sin embargo, hasta hoy no se habían traducido los poemas que componen El sentimiento de un occidental, obra publicada en 1880 y que la editorial Hiperión ofrece en edición bilingüe. De un lado es relato: cuenta un viaje nocturno y melancólico por Lisboa; de otra parte, su fondo es profundamente sentimental, saudadoso, a la vez que reflexivo. A brochazos tristes se le escapa la angustia al poeta. Angustia de ser occidental, es decir, portugués, y por tanto olvidado del resto del mundo. Pero, además, ese “dolor humano busca amplios horizontes / y tiene olas de hiel como un siniestro mar”. O sea, es universal.

Las vidas de los serenos, las beatas, los borrachos, las carboneras, los dentistas, las prostitutas y hasta los profesores de latín metidos a mendigos, desfilan ante la mirada del viajero poeta que, a veces en un estilo seco, otras de forma grotesca, va ensartándolas una tras otra en su brumoso paseo. Tal vez parezca inevitable pensar en Pessoa. Sin duda Cesário Verde fue un maestro del más célebre escritor portugués.Pero si por un momento dejamos de pensar en la historia literaria, si sólo nos quedamos en los valores de la poesía en sí misma, estos sugerentes versos sorprenden por su intensidad.

Javier de Navascués