El sendero

TÍTULO ORIGINALAl Tariq

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Martínez Roca. Barcelona (2003). 248 págs. 16,50 €. Traducción: María Luisa Prieto.

Naguib Mahfuz (El Cairo, 1911), premio Nobel de Literatura en 1988, no deja de asombrar por su permanencia entre las novedades editoriales. Sobre todo si se tiene en cuenta que ya hay publicados en español más de treinta libros suyos de narrativa, muchos de los cuales se han reeditado en sucesivas ocasiones.

El sendero es su última novela editada por vez primera España, aunque el original en árabe es de 1964. Se trata de una dramática novela moral: el hijo de una prostituta rica, acostumbrado a vivir frívolamente del dinero de su madre, se ve abocado a un futuro nada halagüeño cuando ella muere de una manera repentina. Su esperanza es descubrir y ser aceptado por su padre, del que solo sabe que es una persona afamada y poderosa, pero eso le exige abandonar su ciudad natal y su vida en Alejandría e irse a El Cairo, ciudad que le atemoriza. Se comienzan a producir una serie de acontecimientos que tienen la supervivencia del amor como motor principal, lo que le lleva a plantearse la tensión interior entre la rémora de su vida pasada y sus costumbres y el nacimiento de un amor esperanzador y de auténtica entrega. No obstante también se cruza en su panorama un plan criminal.

Ambientada en la década de los sesenta o setenta del siglo pasado, a diferencia de otras muchas novelas del autor egipcio, no hay referencias a cuestiones sociopolíticas del momento. Todo el argumento y la trama se desarrollan en torno a la psicología y la conducta inmediata de los personajes, con ese estilo directo, de síntesis y simplicidad, que caracteriza habitualmente su obra narrativa, en la que los perfiles de los personajes son tan nítidos y las situaciones tan sencillas que rozan la aparente ingenuidad. Una novela, pues, de carácter moral, parecida a Miramar o Festejos de boda, pero quizá menos atractiva.

Ángel García Prieto