Richard Sennett, El respeto

El respeto. Sobre la dignidad del hombre en un mundo de desigualdad

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALRespect in a World of Inequality

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2003)

Nº PÁGINAS301 págs.

PRECIO PAPEL16 €

PRECIO DIGITAL9,61 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sennett es un sociólogo cuya mirada y estilo al escribir es casi la de un novelista, como puede comprobarse en su anterior libro, La corrosión del carácter. Este libro mezcla las memorias personales con la reflexión sociológica. Mientras algunos hablan de capital social y de la importancia que tienen las relaciones entre personas, Sennett apunta las dificultades que la desigualdad plantea a la hora de generar el respeto mutuo, cemento fundamental en la construcción de esas relaciones.

Empieza su análisis con su propia historia y su infancia en un hogar a cargo de una mujer sola, si no pobre de solemnidad, sí con bastantes dificultades económicas. Su casa en Chicago –el proyecto de viviendas sociales Cabrini House– más tarde se deterioraría gravemente, tal y como ha ocurrido con muchos barrios de este estilo de ciudades norteamericanas. Su carrera de prometedor músico fue pronto truncada por un problema en la mano. Estudiante con sociólogos reputados, interesado en el urbanismo (de ahí su excepcional libro Carne y piedra) y, en general, en todo lo que es humano, Sennett no es un sociólogo que ve el mundo sentado en un despacho de una universidad o de una empresa de investigación de mercado.

Aquí intenta explicar, con ciertos rodeos para quien busca el meollo del libro, el porqué de la debilidad de ese “pegamento social” que es el mutuo respeto. Se refiere, claro está, al ámbito de esas personas que, desempleadas por diversas razones, caen en la exclusión social y, en algunos países con sistemas de protección social, en la dependencia del Estado o, en otro caso, de la beneficencia.

Nuestro respeto, parece concluir Sennett, está basado en la consideración que el trabajo tiene hoy en día. Pero, además, no vale cualquier trabajo, habida cuenta de la baja estima social que tenemos de artesanos y, en general, trabajadores manuales, y de las rápidas transformaciones en el área laboral que cogen a muchos con el paso cambiado.

El libro de Sennett sugiere y explora más que concluye o, si lo hace, en mi opinión no logra aportar claridad a las posibles vías de solución. Quizás excesivamente escorado a la izquierda en algunas observaciones sin duda lúcidas, su ensayo aporta una original visión y una experiencia de vida muy interesante. Darle vueltas a la concepción del trabajo y a los indudables fallos –de teoría y práctica– que hoy tenemos en las sociedades desarrolladas, nunca está de más.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares