portada_el-regreso-del-caton_matilde-asensi_201507301312

El regreso del Catón

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2015)

Nº PÁGINAS608 págs.

PRECIO PAPEL21,90 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Matilde Asensi (Alicante, 1962) recupera en esta novela a los personajes de El último Catón (2001), su mayor éxito editorial hasta la fecha. Si en aquella obra la paleógrafa Ottavia Salina buscaba las reliquias de la Vera Cruz, en esta rastrea los osarios de Cristo y su familia. “Quizá sea una desgracia para la Iglesia Católica, para las Iglesias cristianas, pero si tu fe en Dios es fuerte, encontrar el osario del Mesías sería un gran motivo de satisfacción”, le convence el ex-Catón, Kaspar Glauser-Röist, apodado La Roca, que ha renunciado a su dignidad al frente de la antigua secta o hermandad de los staurofilakes.

A lo largo de seiscientas páginas, Ottavia, que ya no es monja y se ha casado con el arqueólogo egipcio Farag Boswell, el ex-Catón y otros aventureros viajan por medio mundo, de Mongolia a Israel pasando por Estambul, financiados por un matrimonio de multimillonarios y siguiendo la pista de viejas cartas y textos bíblicos.

Como es norma en el género del thriller histórico, los personajes son bastante planos y su construcción no pasa de la fase de borrador. Ni sus dudas, sean o no religiosas, ni sus penas tienen apenas desarrollo o resultan forzadas, y sus heridas sanan pronto. No falta la acción en los escenarios más epatantes, cisternas y túneles incluidos, ni las pruebas rituales. Pero Asensi parece preferir la interminable exposición de fuentes históricas –partiendo de la premisa de que las herejías son tan ciertas como las ortodoxias– y la retahíla de fechas para enredar una trama insustancial, que no remonta en ningún momento, pese a la cantidad de “estrellas invitadas” que desfilan por sus páginas: Urbano III, Saladino, Ricardo Corazón de León, Conrado de Montferrato, María Paleologina, Gengis Khan, Marco Polo y hasta el papa Francisco, que “si le dejan, hará grandes cosas”.

El viaje iniciático de la protagonista, la pretendida intriga que pone fin a cada capítulo y la crítica reiterada a la organización de la Iglesia católica son trucos ya gastados, una insufrible cortina de humo que esconde las muchas carencias narrativas de este puzle. Si al menos el estilo deparara alguna alegría, la inversión de tiempo que requiere leer esta novela sería tolerable; pero tampoco.

El regreso del Catón empieza con una reflexión sobre la historia como un relato escrito a la medida de los vencedores, y decreta que, en los orígenes del cristianismo, Pablo de Tarso fue el vencedor, el que escribió la historia pero no la verdad (idea sobre la que, curiosamente, coinciden varias novelas contemporáneas recientemente publicadas). Para eso está Matilde Asensi, segura vencedora en las listas de libros más vendidos de la temporada otoño/invierno.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares