El Museo del Prado y el arte contemporáneo

Fundación Amigos del Museo del Prado. Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores. Barcelona (2007). 340 págs. 35,50 €.

GÉNERO,

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tras la celebración de ARCO 08 y la inauguración de la ampliación del Museo del Prado, resulta interesante conocer la reflexión de dieciséis artistas y especialistas en arte sobre el vínculo entre los grandes maestros y el arte de vanguardia, a través de los ensayos recogidos en este libro.

La modernidad del arte de vanguardia lo es de forma relativa para Calvo Serraller, puesto que remite de una forma renovada a su “memoria artística”. Juan Antonio Ramírez muestra cómo los temas y trasuntos de El Bosco reaparecen en obras de Dalí y Otto Dix entre otros, revelando obsesiones propias de la modernidad. En piezas de artistas como Zuloaga, Ramón Gaya, Antoni Tàpies, Antonio Saura y el Equipo Crónica, resultan incorporados aspectos de El Greco “más contemporáneo”.

Nigel Glendinning señala cómo la técnica de Velázquez influye en las pinceladas sueltas de Goya, así como en Manet y en artistas muy variados que adaptaron a sus fines los recursos del pintor. Manuela B. Mena Marqués reflexiona sobre el espacio de Las Meninas: el espacio ambiguo que creó Velázquez de acción interrumpida, el que vemos en La Familia de Carlos IV de Goya, o el de Manet en Un bar del Folies-Bergère. Y el homenaje al pintor en las variaciones sobre la obra de Velázquez realizadas por Picasso.

Dedican a Goya sus ensayos Norman Rosenthal, Siri Hustvedt y Victor I. Stoichita. Rosenthal señala el punto de inflexión entre los Caprichos de Goya y las manipulaciones que sobre ellos realizan los hermanos Chapman para lograr sus propósitos. Siri Hustvedt se pregunta por qué hoy, a pesar de que las imágenes de violencia nos rodean, nos siguen estremeciendo los grabados goyescos de cuerpos mutilados y monstruos de la razón. Stoichita aborda la relación entre la imagen fija y la imagen en movimiento en el ensayo “Goya y el cine”.

Arikha, profundizando en las incógnitas de lo moderno y vanguardista, manifiesta la confusión entre arte y no arte. Jesús Gutiérrez Burón revela cómo la presencia de Picasso en las exposiciones nacionales fue crucial para su técnica y su trayectoria personal.

Las variaciones de obras del Greco, Velázquez y Goya realizadas por Dalí, se aprecian en sus pinturas y películas. Que los artistas conversan entre sí resulta evidente para Dore Ashton: Ashile Gorky con Willem de Kooning, los Disparates de Goya en Guston y Motherwell. Las tergiversaciones de Inocencio X realizadas por Francis Bacon muestran, en realidad, que es una obra definitiva. El encuentro de Bill Viola con el Museo del Prado planteó cómo la vanguardia era a su vez tradición.

Se constata así, que durante la historia del hombre en diferentes culturas se repite habitualmente “la tradición de romper con la tradición”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contenido exclusivo para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta. Si aún no eres socio, disfruta de ésta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.