El misterio de todos los días

Clara Sánchez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (1999). 357 págs. 2.800 ptas.

Desde que Clara Sánchez (Guadalajara, 1953) comenzó su andadura como escritora con Piedras preciosas (1989) hasta su última novela, han transcurrido diez años en los que la autora ha definido un estilo propio, más maduro, sustentado en dos ejes literarios: una anécdota mínima, desdibujada, y un complejo entramado de impresiones que se desgranan hasta el mínimo detalle.

El misterio de todos los días, escrita en primera persona, recoge la indagación psicológica de Elena, una mujer divorciada, que se muestra particularmente atraída por uno de sus jóvenes alumnos. Esta relación genera multitud de impresiones, ya que el más mínimo detalle provoca un aluvión de sensaciones en el ánimo de la narradora. El mejor acierto de la novela está en la intensidad de su análisis psicológico, atento a la pequeña menudencia, al cotidiano misterio de todos los días, presentado con una prosa sencilla, sin concesión al sentimentalismo, y con tintes muy personales, cargados de lirismo.

Pero ese camino de introspección explorado por Elena participa de un acusado clima de relajación moral: el trabajo de la protagonista se desarrolla en un ambiente de mediocridad, sus relaciones con los demás son excesivamente egoístas y sus sentimientos recrean, con frecuencia, fantasías sexuales que, aunque no suelen presentarse de un modo explícito, en ocasiones, no tiene pudor en desvelar.

Begoña Lozano Carbayo

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares