650_RH26753.jpg

El método del cocodrilo

Random House.

Barcelona (2014).

257 págs.

18,90 €.

Traducción: Celia Filipetto.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 71/14

Maurizio de Giovanni (Nápoles, 1958) es un escritor de novela negra que se ha hecho célebre con la serie que protagoniza el comisario Ricciardi, ambientada en la época de la Italia fascista. En 2012 ha comenzado otra serie policiaca que protagoniza el inspector Giuseppe Locajono, de la que esta es la primera entrega.

El método del cocodrilo está localizada también en Nápoles, pero en el momento actual. El autor describe la ciudad con sus marcadas ambivalencias, entre el encanto y la anomia de ciudadanos que parecen relacionarse cada vez peor. En cualquier caso, todos están impresionados por los asesinatos de tres jóvenes tiroteados en diversos lugares y fechas, con un método que los periodistas no tardan en denominar “del cocodrilo” –por la conducta depredadora del asesino–, sobre el que la policía parece estar muy despistada.

El inspector Locajono acaba de llegar a Nápoles desde Sicilia por una conducta irregular que ha merecido el traslado forzoso, y en su nuevo destino sus jefes lo tienen condenado a un trabajo de despacho. Pero es rescatado para la investigación policial por una juez, mandona, atractiva y viuda, Laura Pilas, la responsable del caso, que le acompañará en todas las pesquisas.

La novela tiene un inicio que parece muy simple, a la vez que presenta conversaciones demasiado desinhibidas y poco creíbles de unas adolescentes un tanto descaradas. Pero la intriga de la trama, la psicología de los personajes y los vericuetos de la historia, con su trasfondo ideológico y social, la van enriqueciendo progresivamente hasta acabar en una novela tensa, bien construida y entretenida.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares