El libro de los snobs

BackList. Barcelona (2008). 236 págs. 20 €. Traducción: J.L.R. López.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Del autor de La feria de las vanidades, y máximo exponente de la novelística victoriana junto a Dickens, sólo cabe explicar un clásico, como el que nos ocupa. Se trata de una obra publicada por entregas en el semanario cómico Punch. La prosa de Thackeray, de gran versatilidad y riqueza, desgrana a lo largo de 44 capítulos el fenómeno del esnobismo, tan endémicamente británico como atávicamente humano.

El esnobismo es un tipo de envidia fascinada por el lujo, la notoriedad y la sofisticación sociales; lo que hoy se llama, no sin prepotencia, glamour. El escritor se sirve de una mezcolanza de géneros -cuadro de costumbres, artículo periodístico, ensayo crítico, sátira despiadada, cuento moral- para retratar, mezclando la ironía inclemente con el humor amable, al esnob militar, al esnob rural, al esnob eclesiástico, al esnob de club o de la política. Nadie se salva, ni siquiera el propio autor, que reconoce adolecer del irresistible vicio que fustiga.

La lectura de este libro se hace especialmente placentera por la vigencia abrumadora del esnobismo, que en nuestra sociedad de consumo posmoderna, mitómana y mediática, se ha erigido en el auriga de todas las bajas pasiones. Así lo certifica la parrilla televisiva de casi cualquier cadena, el discurso de cualquier político, el mundillo enrarecido de la moda o los manuales de los pedagogos, por no hablar de las exposiciones de arte contemporáneo y sus exégetas alucinados. ¿Quién no imposta la propia condición para aparentar? “¿Dónde estáis, sombras amables de Marat y de Robespierre? Ante el espectáculo de esa sociedad corrompida hasta sus más puros manantiales por el innoble fetichismo de la moda, me siento con ánimos para mandar arrancar todas las colas, todas las plumas de pavo real de Inglaterra”.