El líder resonante crea más

Daniel Goleman, Richard Boyatzis y Annie McKeePlaza & Janés. Barcelona (2002). 352 págs. 17,50 €. Traducción: David González Raga y Fernando Mora.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Daniel Goleman, psicólogo clínico norteamericano, irrumpió con fuerza a mediados de los noventa con su célebre Inteligencia emocional (ver servicio 158/96), a la que luego seguiría La práctica de la inteligencia emocional. Goleman pretendía superar la estrecha visión de la inteligencia humana que, según él, imperaba hasta entonces -concebida como mera habilidad técnica y pura acumulación de conocimientos-, y proclamar la importancia de la vertiente emocional, a menudo la gran olvidada.

En esta ocasión, en colaboración de Richard Boyatzis y Annie Mckee, catedrático universitario y consultora de empresas respectivamente, Goleman aplica su famosa teoría sobre la inteligencia emocional en el ámbito estricto del liderazgo.

Los autores sostienen que “la tarea fundamental del líder es despertar los sentimientos positivos de sus subordinados y ello ocurre cuando un líder produce resonancia, es decir, el clima emocional positivo indispensable para movilizar lo mejor del ser humano”. Cuando, por el contrario, lo hace en una dirección negativa provoca el efecto opuesto: “una disonancia que socava los cimientos emocionales en los que se asienta todo posible desarrollo”.

Algunas de las tesis fundamentales del ensayo pueden resumirse en los siguientes puntos. 1) Las emociones y los estados de ánimo son muy contagiosos. Del ambiente anímico que se difunde por la empresa depende en gran medida su éxito o fracaso. 2) El liderazgo no debe basarse tanto en el principio de autoridad como en la excelencia en el arte de las relaciones. 3) Las habilidades del liderazgo resonante están comprendidas en los cuatro dominios de la inteligencia emocional: conciencia de uno mismo, autogestión, conciencia social y gestión de las relaciones. 4) Los líderes no nacen, se hacen.

El libro, rico en anécdotas, se lee con facilidad gracias al empleo de un estilo directo y un lenguaje accesible, a pesar de las constantes referencias a los resultados obtenidos en recientes investigaciones neurológicas. Sus enseñanzas no van dirigidas únicamente a quienes ocupan la cúspide jerárquica de una empresa, sino también a todos aquellos que en algún ámbito de su vida personal o profesional desempeñan, de un modo u otro, el papel de líder en un grupo de personas.