El delfín

TÍTULO ORIGINALO Delfim

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (1998). 220 págs. 1.200 ptas. Traducción: Javier Casanova.

Recientemente fallecido en Lisboa, José Cardoso Pires (Peso, Castelo Branco, 1925) representa uno de los pilares de la novela contemporánea portuguesa. Aunque menos traducido que Saramago y Lobo Antunes, cuenta también con una gran proyección internacional. Matemático, marino mercante y periodista, sus ocupaciones más importantes han estado vinculadas a la literatura y el periodismo. Fue el fundador de la revista Almanaque, crítico literario y profesor de Literatura y Lengua Portuguesa en el King’s College de Londres. Desde 1975 a 1978, después de la Revolucion de los Claveles, fue también director del Diário de Lisboa.

Aunque es conocido sobre todo por sus novelas, también es autor de libros de relatos (Los caminantes y otros cuentos, 1949, obra que fue censurada por el régimen de Salazar; O Burro en Pé, 1979; A República dos Corvos, 1988), ensayos (Cartilla de Marivalva, 1960; E Agora, José?, 1977, una comprometida denuncia sobre la censura de la época salazarista), crónicas periodísticas (A Cavalo do Diabo, 1994) y obras de teatro (O Render dos Heróis, 1960; Corpo-Delito na Sala de Espelhos, 1980) y el libro Lisboa. Diario de a bordo (ver servicio 180/97), un homenaje literario a la historia y vida de la capital lusa.

Como novelista merecen destacarse El huésped de Job (1963), El delfín (1968), Balada de la playa de los perros (1982), Alexandra Alpha (1989) y la novela breve Celeste & Lálinha (1997, ver servicio 105/97). Cardoso Pires sufrió hace dos años un derrame cerebral del que consiguió recuperarse y que dio origen a De profundis-Valsa Lenta, libro en el que reconstruyó este episodio de su vida. Entre otros importantes premios literarios, ha obtenido la más alta distinción de las artes portuguesas, el Premio Fernando Pessoa.

Cardoso Pires, quien se definía como hombre de izquierdas sin ser militante, se opuso políticamente a la dictadura de Salazar, actitud de denuncia que está presente en su vida y en su literatura, que recoge su compromiso ético y político. Su visión de la Iglesia católica es bastante crítica, y repite los habituales tópicos de la izquierda. Toda su literatura es una honda reflexión sobre la identidad portuguesa en un momento de cambio social y político.

El delfín parte de una intriga propia de una novela policiaca, un crimen pasional, para trazar un eficaz retrato del Ingeniero, un terrateniente de la comarca de Gafeira. Cardoso utiliza este personaje tipificado para describir el ocaso de una especie rural en vías de extinción. Cardoso Pires se sirve de la intriga -aparecen asesinados en la casa del Ingeniero su mujer y un criado- para profundizar en la psicología de un personaje que explica el anquilosamiento de la sociedad rural portuguesa.

Cardoso no abusa del tono de denuncia -la publicación de El delfín supuso en 1968 el abandono de la estética neorrealista, que dominaba la novela portuguesa-, lo mismo que tampoco se enreda en demasía en las cuestiones policiales, que no le interesan. De una manera barroca y un tanto confusa, sirviéndose de un irónico narrador que es a su vez un cazador-escritor, Cardoso traza el perfil de este terrateniente amoral, mujeriego y déspota. Y lo hace con una técnica que huye del realismo argumentativo y social, y del punto de vista propio del narrador de las novelas policiacas. Al final, el argumento se diluye deliberadamente en una narración compleja, densa y fragmentaria que avanza a saltos.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares