El día menos pensado

Enrique de Hériz

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Edhasa. Barcelona (2005). 188 págs. 16,50 €.

Enrique de Hériz ha alcanzado un cierto reconocimiento dentro del panorama narrativo español gracias a su novela “Mentira”. Edhasa reedita ahora la que fue su “opera prima”: “El día menos pensado”. Narra de forma autobiográfica la historia de Pedro, un arquitecto a quien una sucesión de desgracias ha rebajado a la condición de mendigo, alcohólico y, finalmente, alucinado.

La novela es breve, pero debería serlo aún más. Quiero decir que sus mimbres delatan al novelista empeñado en sostener una historia bastante inverosímil. Por ejemplo, se equivoca al elegir ese tono barriobajero en boca de un arquitecto; quizá el autor creyó que resultaría eficaz para subrayar la bajeza actual del personaje, pero el resultado es de una superficialidad psicológica y analítica incompatible con la exigencia del buen novelista. Puestos en la hipótesis de que un mendigo novele su vida, está obligado a ofrecer al lector algo más que ocasionales destellos estilísticos y una soledad antisistema pretendidamente heroica pero que ya hace mucho que literariamente ni provoca ni escandaliza.

Ni siquiera resultan edificantes las alusiones a la generosidad con que amó a su mujer (que le abandonó cuando se dio a la bebida tras la muerte del hijo) porque él no sabe expresar arrepentimiento, y sin ese autoanálisis es imposible la catarsis. Esta novela es ejemplo de una tendencia en boga que recurre a un nihilismo de salón como credencial literaria.

Jorge Bustos Táuler