El curioso incidente del perro a medianoche

Salamandra. Barcelona (2004). 270 págs. 14 €. Traducción: Patricia Antón.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El narrador de El curioso incidente del perro a medianoche es Christopher Boone, un joven autista de quince años. Christopher es muy hábil con las matemáticas, tiene una memoria prodigiosa y siente una especial fascinación por Sherlock Holmes, sobre todo por su actuación en el caso que se cuenta en la novela “Los perros de Baskerville”. Christopher tiene problemas para relacionarse con los demás y un conjunto de manías que hay que aceptar; en su mundo todo tiene una explicación racional: por eso le apasionan las matemáticas y no entiende las metáforas.

Un día se encuentra muerto al perro de una de sus vecinas y decide investigar quién lo ha matado, para contar todo en su libro. Sus pesquisas no dan muy buen resultado; sin embargo, la descripción de sus investigaciones permiten a los lectores conocer su mundo interior, sus opiniones, sus obsesiones, su manera de reaccionar ante los sucesos que no le agradan, su escala de valores. En esta faceta, clave de la novela, el autor demuestra conocer muy bien a los que sufren trastornos psíquicos. Se nota que durante seis años trabajó con personas que padecían deficiencias físicas y mentales. Mark Haddon (Inglaterra, 1963) es ilustrador, poeta y profesor de escritura creativa, y hasta la aparición de esta novela sólo había publicado libros infantiles.

Describiendo el mundo interior de Christopher, donde todo tiene una respuesta, el autor destaca el contraste con la irracional sociedad de los adultos. En este sentido, las cosas que le pasan a Christopher adquieren una ternura insólita, ocurrente y divertida. Y también trágica, pues sus relaciones familiares no son precisamente un jardín de rosas. La novela tiene una estructura original, incluye gráficos y dibujos, los capítulos siguen el orden de los números primos (una de las habilidades matemáticas de Christopher)… Pero su interés no reside solamente en esta novedad estilística y de perspectiva. Haddon sabe abordar fuertes conflictos personales y sociales. Sin lugar a dudas, Christopher se va a convertir en uno de esos personajes que dejan huella en el corazón.