El cuaderno

Alfaguara. Madrid (2009). 230 págs. 17,50 €. Traducción: Pilar del Río.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las obras de ficción de José Saramago (Portugal, 1922) no se reducen a una particular reactualización del realismo socialista, ni a una maniquea crítica de los males del capitalismo. Esta faceta de comunista sin fisuras y libertario, como se define él, la deja para su ajetreada y polivalente vida pública y para sus escritos más autobiográficos, como sus diarios, agrupados bajo el título de Cuadernos de Lanzarote. Ahora publica El cuaderno, donde reproduce las entradas de su blog durante seis meses, desde septiembre del año 2008 hasta marzo de 2009, meses que coinciden con la recuperación de una grave enfermedad y en los que ha presentado su última novela, El viaje del elefante.

No se trata de unos diarios intimistas y subjetivos, aunque algunas entradas describan su vida familiar, sus amistades y también algunas de sus opiniones literarias. La mayoría de estas páginas están plagadas de comentarios sobre la vida social y política actual. Los dardos más fuertes están dedicados a la Iglesia católica, tema habitual ya en sus diarios. También se muestra muy crítico con el capitalismo, la situación económica, Israel, la política exterior de Estados Unidos… De manera persistente, Saramago defiende los valores de la izquierda como la única medicina para mejorar el mundo, aunque no oculta su escepticismo sobre el ser humano. Al igual que ya sucedía en Cuadernos de Lanzarote, estas páginas despliegan un desbordante narcisismo.