el corazon

El corazón y el mar

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2020)

Nº PÁGINAS84 págs.

PRECIO PAPEL10 €

PRECIO DIGITAL5,49 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En cada nuevo poemario, Carlos Javier Morales (1967), con voz propia, aporta sugerentes ideas e intuiciones. Los versos de El corazón y el mar se inspiran en la contemplación de parajes concretos de las Islas Canarias, donde nació y vive el poeta, y también en recuerdos de la infancia, de las relaciones con parientes, amigos, alumnos…

Sin embargo, no se trata de un libro nostálgico. Más bien, el singular entorno isleño le sirve para, a partir de lo particular y concreto, trascender a lo universal, indagar en la situación del hombre en el cosmos y en la historia. Y qué mejor, para esto, que la contemplación del mar, que atrae y sobrecoge, pero de un mar “no mío solamente”. Versos llenos de imágenes vigorosas, con abundancia de endecasílabos, que aportan un ritmo sereno. 

Lo dicho se expresa de modo contundente en la primera parte del libro: Mar del mundo, donde también invita a valorar la belleza y grandiosidad de cada instante. La segunda parte –En la costa– se inicia con el magnífico poema Rosa íntima: “Dentro de ti está el mundo // como siempre quisiera haber estado…”. Hay elogio de la vida, de la luz, con sus matices en veranos, otoños o inviernos. Lo que lleva a preguntar al mar sobre el paso del tiempo y sobre los anhelos que surgen a raíz de las relaciones amorosas (“Cuando oigo tus pisadas, // entra la eternidad en nuestro cuarto”). En la tercera parte (Por los caminos), los versos muestran un tono más interrogativo, acerca de lo que pudo ser, de las dudas, las indecisiones, las luces y sombras cotidianas.

En la parte final –La gran casa–, abundan las referencias más personales, sobre el pueblo y la casa donde vivieron sus padres y sobre otros parientes y conocidos. Aquí la figura de la madre ocupa el lugar central, en hondos poemas reflexivos y elegíacos a la vez.

Estos poemas dejan en el lector unas huellas firmes de dicha serena, de ilusión por la vida lograda y compartida, y una invitación a descubrir, a través de la reflexión y de la contemplación de la naturaleza, el sentido profundo, bello y trascendente de la existencia. 

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares