El caso Tuláyev

Alfaguara. Madrid (2007). 429 págs. 19,50 €. Traducción: David Huerta.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En colaboración con The New York Review of Books, la editorial Alfaguara lanza la colección de clásicos modernos NYRB, en la que han aparecido los tres primeros títulos: Siete hombres, de Max Beerbohm; El caso Tuláyev, de Victor Serge, y Animal acorralado, de Geoffrey Household. Alfaguara va a publicar algunos de los títulos que aparecieron en el sello editorial de esta prestigiosa revista norteamericana, fundada en 1963.

El autor de El caso Tuláyev es un célebre anarquista nacido en 1890 en Bruselas en una familia de exiliados rusos. En 1919, tras la Revolución de Octubre, se trasladó a Rusia y durante bastantes años sus actividades políticas estuvieron ligadas al Komintern. En 1933 fue deportado a Siberia por criticar la deriva totalitaria del régimen soviético. Sin embargo, gracias a la intervención de André Gide y otros intelectuales que denunciaron su caso, Stalin permitió a Serge abandonar el país. Estuvo en España en la Guerra Civil, luego vivió en París y cuando los nazis invadieron Francia huyó a México, donde murió totalmente olvidado en 1947. Serge es autor de ensayos políticos y otros libros muy ligados a su peripecia vital. En México escribió esta sobrecogedora novela, que tiene un nítido trasfondo autobiográfico y cuyo tema la emparenta con otros libros sobre el totalitarismo comunista, como los de Solzhenitsin, Shalámov, Arthur Koestler, Jirí Weil.

En Moscú aparece muerto a balazos Tuláyev, influyente miembro del Partido Comunista. El asesino es un anónimo ciudadano, alejado de las cúpulas del poder. Las investigaciones no encuentran ningún móvil político. Pero Stalin dice que Tuláyev ha sido víctima de un complot preparado dentro del propio Partido. Se acusa a una serie de dirigentes que el Partido quiere quitarse de encima.

Victor Serge cuenta la evolución de los distintos acusados dentro de la maquinaria comunista hasta que caen en desgracia. Todos son personas que creyeron en la Revolución. Algunos se han desencantado al ver la instalación del terror, la obediencia hipócrita y el constante recurso a la purga. Hay, además, un capítulo ambientado en la Guerra Civil española, protagonizado por militares soviéticos obsesionados con la presencia trotskista en las tropas republicanas. Esta magnífica novela respira una apabullante verosimilitud por todos sus poros.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares