El buen carácter

El buen carácter

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS232 págs.

PRECIO PAPEL16 €

PRECIO DIGITAL7,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cualquier reflexión sobre el desarrollo del carácter siempre debe ser tenida en cuenta, especialmente si en su planteamiento inicial se distingue claramente entre valores y virtudes, como hace Rosa Rabbani, psicóloga de profesión y bregada en la terapia familiar.

Más que generar recetas para la vida buena, a Rabbani le interesa estudiar el porqué y el cómo del buen carácter. La tesis de que ese es el mejor camino hacia la felicidad tiene una innegable filiación aristotélica y es una de las razones que legitiman este ensayo, enmarcado dentro del ámbito de la psicología positiva y el proyecto “Virtudes” creado por la psicoterapeuta Linda Kavelin.

La propuesta de la autora trasciende el ámbito individual para poner de manifiesto el valor y la importancia que tiene el entorno de las relaciones personales en el desarrollo de un buen carácter. Parte de la idea del sujeto no tanto como un ser autónomo y capaz de actuar por sí mismo, sino como un ser vulnerable y frágil, relacional y dependiente de los demás. Nadie llega a conocerse a sí mismo en solitario y advierte de que las nuevas tecnologías en esto ayudan poco: aíslan más que comunican cuando la relación se deteriora.

Rabbani propone cinco estrategias generales para el desarrollo del carácter: hablar el lenguaje de las virtudes, identificar los momentos propicios para el aprendizaje, ofrecer el arte del acompañamiento, establecer límites claros y honrar nuestras necesidades inmateriales.

A estos modos de obrar, se suman otros tantos comportamientos sin los cuales un buen carácter no sería tal. Hablamos del altruismo, una necesidad biológica del ser humano a pesar de la sospecha sembrada por las leyes de la termodinámica o el darwinismo. Existe “el deseo de ser testigo de la felicidad ajena”, como afirma Rabbani. Del servicio, y para ilustrarlo cita a Rabindranath Tagore: “Dormí y soñé que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Serví y descubrí que en el servicio se encuentra la alegría”.

El afán de superación nos acerca al verdadero éxito, y en palabras de Tim Ferrys, “el éxito de una persona puede medirse por el número de situaciones incómodas que esté dispuesto a afrontar”. El hombre es perfectible pero no necesariamente debe hacer las cosas perfectas; uno debe aspirar, como se suele decir, a ser la mejor versión de sí mismo.

También recuerda que si bien la ciencia está poco a poco profundizando en sentimientos que asolan al ser humano como la envidia, las frustraciones, los celos y los odios, la ficción es el laboratorio que los ha estudiado bajo sus infinitos ropajes. Ahí están Anna Karenina, Madame Bovary, la Odisea o autores como Shakespeare o Marcel Proust. Sentimientos todos ellos que “apagan la luz del corazón y extinguen la luz del alma”.

El deleite de crear, el don de la confianza, los beneficios de la gratitud y la liberación del perdón apuntalan los raíles por los que debe transitar el buen carácter.