El apicultor

TÍTULO ORIGINALL’Apiculteur

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (2001). 187 págs. 2.200 ptas. Traducción: R.M. Bassols.

El apicultor es una novela que, como Nieve, otra obra del francés Maxence Fermine publicada recientemente en Anagrama, tiene un estilo poético, brillante y vital. La sensación de luz llena todo el relato, que se desarrolla en Provenza y en algunas de las tierras cálidas de la cuenca del Mar Rojo.

La fuerza del optimismo y el deseo de un joven apicultor, Aurélien Rochefer, le arrastran a la búsqueda de un sueño, de un aventurado viaje iniciático en el que podrá descubrir la quimera del amor y del sueño creativo de Apípolis, la ciudad de las abejas: “Aurélien creó este sueño sublime y preciso del paraíso, un sueño que iba a cambiar el curso de su vida”.

El argumento de la novela se basa en el exótico desarrollo de un sueño de ida y vuelta. Durante el proceso, Aurélien sufrirá una importante transformación que le llevará a mirar de manera muy distinta la realidad que le rodea. Todo ello escrito con un estilo de resonancias líricas y oníricas. No es casual que el joven protagonista se apellide Rochefer (Roca-hierro), porque la fortaleza es la mejor manifestación de su carácter, a la vez que se muestra extremadamente sensible. Tampoco es casual la serie de aventureros y caciques que se cruzan en su sueño-existencia. Pero una misteriosa mujer africana y un excéntrico sabio inventor son los personajes que más van a marcar la orientación de su vida y su sueño.

Una novela leve, bella y poética. Como se lee en ella, “todos los libros vienen de los sueños, y todos los sueños vienen de los libros”. Un buen resumen de la peripecia onírica que vive Aurélien.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares