Diario de un fiscal rural

TÍTULO ORIGINALYowniiat Naab Fi al Ariaf

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones del Viento. La Coruña (2003). 159 págs. 16 €. Traducción: Emilio García Gómez.

Tawfiq Al-Hakim (1899-1987), hijo de un jurista de la entonces cosmopolita ciudad de Alejandría, cursó parte de la carrera de Derecho en la Universidad de París, para regresar después a su tierra y trabajar en juzgados civiles de diversas poblaciones del país. En 1937 publica esta novela y se traslada a El Cairo, donde se dedica de pleno a escribir para los periódicos, así como narrativa y teatro. Llegó a ser director de la Biblioteca Nacional. Posteriormente fue elegido miembro de la Academia Árabe de la Lengua.

Diario de un fiscal rural es una novela basada en su experiencia como funcionario. Por esta narración desfilan toda clase de pequeños y grandes crímenes, que pueden darse en las olvidadas poblaciones rurales egipcias, así como las limitaciones materiales y humanas que dificultan el ejercicio de la justicia. Ironía, humanidad y un humor lleno de comprensión conforman casi un sainete en torno a un asesinato que se comienza a investigar y que va a servir de acompañamiento a un sinfín de acontecimientos, anécdotas, reflexiones y críticas a la sociedad egipcia de la primera mitad del siglo XX.

La novela tiene ingredientes para que resulte fácil e interesante su lectura: la amable y comprensiva forma de presentar unos temas tan humanos como dramáticos, un ambiente y unos personajes muy reales, penurias y lastres sociopolíticos ya superados que, aunque localizados en el más lejano país mediterráneo, son aplicables a nuestro propio pasado próximo.

Ángel García Prieto