Diario de un don nadie

Nórdica.
Madrid (2012).
248 págs.
19,50 €.
Traducción: Iñigo Jáuregui.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Publicado primero por entregas en la revista Punch entre 1888 y 1889, el éxito que cosechó provocó que apareciese en forma de libro en 1892. Desde entonces ha sido considerado un clásico de la literatura de humor inglés.

Su protagonista es un oficinista de la City, casado felizmente y con un hijo que es un vividor. Cuando decide escribir un diario, Charles Pooter lleva una vida tranquila, con pocas cosas que contar. Habla de la relación con su mujer, las visitas y las reuniones nocturnas con sus amigos, el ambiente de trabajo, los arreglos de la casa. Lo más accidentado de su vida es la relación con su hijo Lupin. Por la vida disoluta que lleva, echan a Lupin de su trabajo, regresa al hogar paterno y se dedica a asistir a espectáculos y fiestas con unos amigos que frecuentan también su casa. Lupin se compromete también en varias ocasiones, lo que altera el anodino ritmo familiar.

Pooter es el típico caballero inglés, apegado a una serie de formalismos en las relaciones sociales que son los que marcan la pauta de su vida y a los que se da una importancia desmedida. Un error en este urbanismo social puede provocar agudas crisis en Pooter, en su mujer y en sus amigos Cummings y Gowing. Como muy bien refleja el título, irónicamente, Pooter es un don nadie al que le suceden cosas intrascendentes. Siempre quiere dar la sensación de estar en su sitio, de no perder los papeles, de conservar la calma y sólo se pone en vibración cuando se le ocurre algún juego de palabras que convierte en chiste y que celebra con su mujer.

Las primeras páginas pueden dar la sensación, por esta simplicidad y normalidad, que la lectura de este diario puede ser anodina. Sin embargo, poco a poco uno empieza a encariñarse con las reacciones de Pooter y a reírse con sus comentarios y las anécdotas que le suceden. En este sentido, el libro es muy British.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares