De viva voz. Entrevistas (1977-1998)

Pre-Textos. Valencia (2007). 398 págs. 19 .

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con el paso de los años, la importancia de la figura de Ramón Gaya (1910- 2005) no deja de acrecentarse. Pintor de silencios y de muy honda espiritualidad, crítico de los desmanes de la vanguardia y de la modernidad, poeta y ensayista, en la intensa biografía de Ramón Gaya encontramos resumida gran parte de la historia cultural española de este último siglo.

Niño prodigio, que con apenas dieciocho años expuso en la parisina galería des Quatre Chemins, compañero de aventuras de la mayor parte de los escritores del 27 y colaborador en alguna de las iniciativas culturales más importantes de la República -en las Misiones Pedagógicas o en la revista Hora de España-, Gaya sufrió, tras la guerra civil, la separación de su única hija, la pérdida de su mujer y finalmente el exilio, primero en México y, más tarde, en Roma. No fue, sin embargo, hasta mediados de los ochenta, y gracias a unos cuantos admiradores -Andrés Trapiello, Juan Manuel Bonet y Eloy Sánchez Rosillo, entre otros-, cuando su figura adquirió la notoriedad pública que su obra merece.

Desde hace unos años, la editorial valenciana Pre-Textos está empeñada en la publicación de sus obras completas, que van ya por el cuarto volumen. En 2007 acaba de aparecer De viva voz, una cuidada antología de las entrevistas concedidas por el pintor murciano durante las décadas de los ochenta y de los noventa. En el libro, Gaya conversa, entre otros, con Andrés Trapiello, Manuel Borrás, Enrique Andrés Ruiz, o Juan Manuel Bonet. Destaca especialmente la larguísima entrevista, de más de cien páginas, que mantiene con Elena Aub, hija del escritor Max Aub.

El interés de este libro para el lector no especializado se puede resumir en dos puntos. En primer lugar, De viva voz nos permite acceder de un modo directo y sencillo a los postulados artísticos y estéticos de Ramón Gaya, a menudo polémicos y en abierta contradicción con las vanguardias y la mayor parte de la pintura contemporánea, de la que sólo salva a Pablo Picasso y a Paul Klee. Así, el libro constituye un perfecto acompañamiento y una magnífica introducción a sus dos más importantes ensayos: Velázquez, pájaro solitario y El sentimiento de la pintura. En segundo lugar, De viva voz nos ofrece una muy interesante aproximación a la vida del autor, permitiéndonos rastrear sus encuentros -y desencuentros- con los autores del 27, la dureza del exilio mexicano o el regreso a Europa y a España.

Alejado del ruido, solitario e independiente, apasionado a veces en sus afirmaciones, polémico siempre, la voz del pintor murciano se levanta en defensa de una certeza que el relativismo nihilista de nuestra época parece haber olvidado, a saber: que la belleza no es sino el resplandor de la verdad.

Daniel Capó

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares